Perfect blue (1997) El calvario de Mima Kirigoe

No soy aficionado a los animes, pero viendo las buenas críticas que tenía este thriller psicológico japonés me animé a verlo a ver qué tal. Y no me arrepiento. Desde luego, el señor Kon (DEP) realizó un buen trabajo y, mira tú por donde, la cosa salió de casualidad. La productora Madhouse iba a adaptar con actores reales una novela llamada “Perfect blue”, pero como el gran terremoto de Kobe causó graves daños en los estudios, los productores decidieron tirar la toalla y encargarle al por entonces novato Satoshi Kon una película de animación (más barata) para ver si con ello lograban recuperar algo de dinero. El director consideró que el argumento del libro no era lo bastante potente y consiguió que le diesen permiso para modificarlo a su antojo, siempre y cuando respetara el título y la temática.

perfect_blue_poster_espac3b1ol

La historia comienza de manera lenta y cotidiana. Mima Kirigoe es una chica de 21 años que, junto a otras dos muchachas, canta en el emergente grupo pop CHAM. Su vida es segura y llena de falsos oropeles. Sin embargo, a pesar de la oposición de su amiga y mánager Rumi, Mima se deja convencer por su representante y abandona el grupo para ser actriz, una profesión en la que teóricamente podrá desarrollar una carrera más larga y mejor pagada. Pero lo que de entrada parece un paso adelante no tardará en convertirse en un verdadero infierno. La película plantea muy acertadamente un escenario de completa agresión psicológica para con la protagonista, una pobre muchacha inmadura que no está preparada para lo que se le viene encima.

La carrera interpretativa de Mima no termina de despegar (empantanada en papeles breves o pornográficamente subidos de tono que su representante le busca para lucrarse) y el grupo CHAM se convierte en su ausencia en todo un fenómeno de ventas. La presión que conlleva para alguien tan frágil dejar de lado su estereotipo virginal y candoroso para ir al extremo opuesto (donde su intimidad física es masacrada sin piedad, con la perturbadora y desagradable escena de la violación como punto de partida, que no por ficticia y enmarcada en un rodaje deja de ser incómoda de ver) y la sensación de profundo arrepentimiento (con esa Mima fantasmal que se le aparece de cuando en cuando para burlarse de ella y llamarla sucia y falsa) hacen que la protagonista se cuestione quién es ella y qué quería en realidad.

Por si esto fuera poco, a la presión, la incertidumbre y al desengaño se suma pronto la paranoia: Memanía, un fan deforme y lúgubre (cuya primera escena en el concierto, con el juego óptico que hace con la mano, da idea de su obsesión) parece seguirla a todas partes y hay un blog en internet llamado “La Habitación de Mima” en el que alguien escribe un diario haciéndose pasar por ella, narrando de forma sospechosamente exacta todos sus actos del día a día y pidiendo a sus fans que la “salven” de una falsa Mima que está manchando su reputación de ídolo pop.

perfect-blue-01

La guinda del pastel la ponen finalmente los sucesivos y brutales asesinatos de todos los que han tenido algo que decir en el cambio de profesión de la protagonista. Las escenas de crímenes y ataques violentos hacen que esta película sea calificada de “gore”, pero aunque son fuertecitas tanto en lo que se ve como en lo que se sugiere (no volveré a mirar los paraguas de la misma forma jamás) resultan a mi juicio menos impresionantes que los propios golpes psicológicos en sí. Con todos estos mimbres, no es de extrañar que la pobre Mima Kirigoe termine completamente ida, en un estado mental caótico donde ya no sabe qué es real y qué es fantasía, donde ya no sabe ni tan siquiera quién es ella o qué está haciendo o qué llegará a hacer. Y nosotros, los espectadores, que vemos la historia a través de sus inestables ojos, nos sumergimos de lleno en ese mar de caos y a medida que se va acercando el final estamos tan confundidos como ella y nos esperamos cualquier cosa.

Aunque si he de destacar otra cosa buena de esta película, además del talento con el que está hecha, es que al final de todo la cosa termina y eres capaz de comprender la mayor parte de lo que has visto, cosa que se agradece.

spoiler_alert_by_chwen_hoou-d9tal96

Con tanto trajín, Mima no estaba muy bien de la cabeza y todo el machaque psicológico le provocaba alucinaciones, pero la que verdaderamente estaba loca era su mánager, Rumi, una antigua ídolo del pop que no soportó su paso al ostracismo y llevó al extremo lo de “vivir la vida a través de su pupila”, haciéndose pasar por ella en el blog para empaparse hasta los huesos de sus éxitos.

Cuando Mima accedió a rodar la escena de la violación, a Rumi se le cayó el mundo encima. La imagen candorosa de su ídolo había quedado hecha añicos ante sus ojos para siempre. La posibilidad de que Mima volviera al grupo y todo fuese como antes se había esfumado. Su locura y su ira se desataron. Contactó con el deforme Memanía (otro loco obsesionado y desengañado) y, afirmando ser la “verdadera Mima”, le encargó asesinar al guionista. La cosa no terminó ahí y luego le tocó el turno al fotógrafo erótico, del que presumiblemente se ocupó Rumi en persona (aunque no hay que descartar otras posibilidades).

tumblr_mynf9q8dfo1t2tr8ko1_500

Finalmente, Rumi se convenció de que debía liquidar a la propia Mima para completar la suplantación. Mandó a Memanía, pero éste falló (aquí no me queda claro si Mima le mató con el martillo y Rumi escondió el cadáver o si sólo lo dejó inconsciente y luego la propia Rumi le mató por no haber cumplido con su cometido). Así, la loca mánager se prestó a acabar el trabajo por sí misma, asesinando al representante (que otra vez había buscado papeles verdes, el muy pillo) y llevándose a Mima a su casa para matarla, sin éxito.

Y llegamos al final. Ha transcurrido un tiempo indeterminado. Rumi está internada en un manicomio, posiblemente hasta el fin de sus días. Y en lo que se refiere a Mima, continúa con su carrera de actriz (deduzco que sigue de actriz y que ha llegado a ser conocida, porque va con gafas de sol, tiene un coche con pinta de caro y las dos enfermeras la reconocen, cuando antes se movía a cara descubierta, utilizaba el metro o caminaba y no la conocía ni Dios) y, lo que es más importante, todo este embolado le ha servido para dar el salto a la madurez. E, irónicamente, todo eso se lo debe a loca de Rumi, la única que se enfrentó y acabó con quienes pretendían manipularla y convertirla en algo que no era (aunque su objetivo fuese perpetuar una imagen manipulada anterior). Gracias a ella, ahora Mima sabe quién es realmente, no una casta ídolo del pop ni una actriz calentorra, sino simplemente Mima Kirigoe.

2014-01-19_1107

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s