Ser Barristan Selmy, ¿un posible futuro traidor? (t)

Después de que se emitiera el episodio 5×04 de Game of Thrones, en el que Barristan Selmy encontraba la muerte cosido a puñaladas en un almacén abandonado, fui de los que pensó que, en los libros, el destino del “mejor caballero de Poniente” iba a ser caer luchando en la batalla de Meereen. No era ninguna suposición aventurada: si en la serie moría para dejar paso a Tyrion como principal consejero de Daenerys, en Vientos de Invierno ocurriría algo parecido. ¿Y qué mejor lugar para despedirse que una gran batalla contra los enemigos de su reina? Sin embargo, este ensayo de Bryndenbfish que he traducido y adaptado plantea un futuro algo más problemático para el personaje. ¿Es posible que Ser Barristan traicione a Daenerys?

tumblr_n3pwp3luuz1rb2vh2o1_1280

“Sois la legítima heredera de Poniente. Os serviré fielmente como caballero hasta el fin de mis días”.

Introducción

De todos los caballeros de Poniente, ninguno parece tan auténtico como Barristan el Bravo. Para figuras tan dispares como Stannis y Renly Baratheon, Tywin Lannister, Ned Stark, Daenerys Targaryen, Tyrion Lannister o incluso Varys, la reputación de Selmy como un verdadero caballero está fuera de toda duda o discusión. Más que eso, el renombre y el honor asociados a su persona otorgan una ventaja política significativa a cualquier rey a quien sirva.

Sin embargo, ¿responde la fama de Barristan a la realidad? Más importante aún, ¿las acciones de este personaje proporcionan una pista clara sobre cómo se desarrollará su historia en Vientos de Invierno y en adelante? En este ensayo, me gustaría abordar estos temas para llegar a lo que creo que será el futuro de Barristan.

Aunque muchos fans creen que morirá durante la Batalla de Fuego, creo que GRRM tiene algo más preparado para él que simplemente caer en el campo de batalla meereense: un tremendo conflicto de lealtades, estimulado por la culpa por haber servido a un mal rey, su nostalgia por el “buen príncipe” Rhaegar y por el contraste entre el carácter de la reina a la que sirve y el del muchacho que está vendando las heridas sangrantes de Poniente.

La leyenda de Barristan Selmy

tumblr_ne6c129hhi1u2n5cyo1_1280

Ser Barristan Selmy tiene una larga y memorable historia como escudero, caballero y guardián de reyes. Nacido entre 236 y 237 en una casa noble de las Tierras de la Tormenta, en las Marcas de Dorne, probablemente fue criado en una cultura marcial que valoraba el servicio y la obediencia a la autoridad por encima de todo. Escudero precoz, entró en los libros de historia cuando participó en el torneo de Refugionegro como caballero misterioso a la tierna edad de 10 años. Desarmado por el príncipe Duncan Targaryen durante las justas, recibió de éste el apodo de “El Bravo” por el valor demostrado en el transcurso de las lizas.

Seis años después, Selmy obtuvo el título de caballero de manos del rey Aegon V cuando desarmó al príncipe Duncan, así como al Lord Comandante Duncan el Alto, en el torneo invernal de Desembarco del rey. Pocos años después, con Jaehaerys II en el trono, Maelys Fuegoscuro (respaldado por la Compañía Dorada y una banda de comerciantes, piratas y mercenarios conocidos como La Banda de los Nuve) aterrorizó los Peldaños de Piedra y amenazó con invadir Poniente. En la guerra que siguió, conocida como Guerra de los Reyes Nuevepeniques, Barristan se distinguió terminando con la rebelión al cargar contra Maelys y matarlo en combate singular.

No es de extrañar que, en cuanto se produjo una vacante en la Guardia Real, Barristan el Bravo recibiese la capa blanca. Su futuro como protector regio parecía ser prometedor. Sin embargo, los acontecimientos se produjeron de tal modo que condujeron a Selmy a un conflicto y una ambigüedad cada vez mayores sobre sus votos y lealtades.

El servicio a un mal rey: la culpa de Barristan sobre Aerys

Barristan Selmy había conocido a muchos reyes. Había nacido durante el turbulento reinado de Aegon el Improbable, amado por la gente común, y había recibido su caballería en sus manos. El hijo de Aegon, Jaehaerys, le había otorgado la capa blanca cuando tenía veinticinco años, después de matar a Maelys, el Monstruoso, durante la Guerra de los Reyes de Ninepenny. En esa misma capa había estado junto al Trono de Hierro mientras la locura consumía al hijo de Jaehaerys, Aerys. Estuvo allí, vio y oyó. Y sin embargo no hizo nada.

(ADWD, El Guardia de la Reina)

El servicio de Barristan en la Guardia Real empezó bajo el reinado del competente pero enfermizo Jaehaerys II. Cuando el rey murió por causas naturales poco después de haberle nombrado, su hijo ascendió al Trono de Hierro. Aerys era un gobernante muy diferente a su padre. Aunque su gobierno empezó con promesas de prosperidad y paz, el nuevo monarca demostró que no tenía las dotes de liderazgo y talento de su progenitor. Para mayor preocupación, la salud mental de Aerys era un problema desde su infancia. A medida que avanzaba el tiempo, la cordura del rey empezó a debilitarse.

duskendalemichael_komarck

Como caballero del rey, Barristan fue testigo de la práctica totalidad del reinado de Aerys II. También vio cómo su razón entraba en declive a lo largo de los años y el impacto que esta situación tuvo en la política estatal y en la vida personal de la familia real. Muchos años más tarde, todavía recordaba con culpabilidad lo que había presenciado en la corte:

Algunas noches, Ser Barristan se preguntaba si no había cumplido con su deber demasiado bien. Había jurado sus votos ante los ojos de los dioses y los hombres, por honor era incapaz de ir contra ellos… pero mantener su palabra se había ido volviendo cada vez más difícil durante los últimos años del reinado del rey Aerys. Había visto cosas que le resultaba doloroso recordar y más de una vez se había preguntado cuánta de esa sangre tenía en sus propias manos.

(ADWD, El Guardia de la Reina)

La sangre que Barristan siente que podría manchar sus manos puede entenderse mejor recordando el desafío de Valle Oscuro. Aerys II había sido hecho prisionero por Lord Denys Darklyn y se encontraba encerrado en el Fuerte Pardo. Cuando Tywin Lannister sitió la ciudad y exigió a Lord Darklyn que liberara al rey de su cautividad, éste se negó. Tywin se preparó entonces para asaltar la ciudad y el castillo anexo. Pero antes, Barristan Selmy se ofreció voluntario para emprender una atrevida (y en apariencia suicida) operación de salvamento:

Las canciones sobre el atrevido rescate del rey de Ser Barristan son numerosas y, extrañamente, los cantantes apenas tuvieron que adornarla. Ser Barristan escaló las paredes sin ser visto en la oscuridad de la noche, usando nada más que sus manos desnudas, y se disfrazó como un mendigo encapuchado mientras se dirigía al Fuerte Partdo. También fue cierto que escaló los muros del fuerte, matando a un guardia en las almenas antes de que pudiera dar la alarma. Luego, sigilosamente y con valentía, halló el camino a la mazmorra donde se encontraba al rey. Sin embargo, antes de que pudieran escapar la ausencia del rey fue advertida y se alertó a los vigilantes. Ser Barristan demostró la auténtica amplitud de su heroísmo, pues sacó su espada y luchó, en vez de rendirse o entregar al monarca. Y no sólo luchó, sino que atacó primero, logrando acabar con la vida del maestro de armas de Lord Darklyn, Ser Symon Hollard, y con un par de guardias desprevenidos. Vengaba así la muerte de su Hermano Juramentado, Gawyne Gaunt de la Guardia Real, quien había sido asesinado a manos de Hollard. Se apresuró con el rey hacia los establos, luchando para abrirse camino entre quienes trataron de impedírselo, y los dos fueron capaces de salir de Fuerte Pardo antes de las puertas del castillo podría ser cerrados.

(TWOIAF, Los reyes Targaryen: Aerys II)

Desde una perspectiva puramente aventurera, la exitosa misión de rescate del rey Aerys parece demasiado romántica para aparecer en un libro del realista Martin. Sin embargo, las consecuencias del desafío de Valle Oscuro condujeron el heroísmo de Barristan a senderos muy siniestros.

Con el rey fugado y a salvo, el señor de Valle Oscuro no tuvo más opción que rendirse, pero seguramente no esperaba la terrible venganza que su antiguo prisionero le tenía reservada. Cuando él y sus familiares fueron llevados ante su presencia cargados de cadenas, Aerys exigió su muerte. Y no sólo la de los parientes inmediatos de Lord Darklyn sino también las de sus tíos y tías e incluso las de todos los que estuviesen unidos a él por parentesco, sin importar lo lejano que fuese. Sus amigos los Hollard también fueron condenados y exterminados. Sólo el joven sobrino de Ser Symon, Dontos Hollard, logró salvar la vida y porque Ser Barristan suplicó que se le perdonase como favor personal y el rey, al que acababa de salvar, no pudo rechazar la petición. En cuanto a Lady Serala, su muerte fue incluso más cruel. Aerys hizo que le arrancasen la lengua y sus partes femeninas antes de que la quemaran viva (aunque los antiguos vasallos de su marido dicen que debería haber sufrido más aún por la ruina que trajo a la ciudad).

(TWOIAF, Los reyes Targaryen: Aerys II)

marc_simonetti_aris_with_darklinami_and_hollardami

El rescate de Aerys II fue una acción indudablemente heroica, pero las consecuencias terminaron siendo horribles. El monarca organizó una matanza, sin hacer distinción entre inocentes y culpables. Y aquello sólo fue el principio de una larga cadena de desgracias que aún perduran en la actualidad. Aunque los Siete Reinos recordaron con cariño a Barristan por su atrevida misión, él no compartió ese sentimiento positivo. De hecho, Selmy relaciona la sangre que mancharía sus manos con sus actos en Valle Oscuro.

Había visto cosas que le resultaba doloroso recordar y más de una vez se había preguntado cuanta de esa sangre tenía en sus propias manos. Si no hubiera ido a rescatar de las mazmorras de Lord Darklyn a Aerys, el rey podría haber muerto allí cuando Tywin Lannister saqueara la ciudad.

(ADWD, El Guardia de la Reina)

El encarcelamiento de Aerys II exacerbó su paranoia y, como resultado, su gobierno se deslizó por una pendiente de desorden e inestabilidad que afectó profundamente tanto al reino a nivel político como a la familia real a nivel personal.

La relación del rey con su esposa Rhaella nunca habían sido muy afectuosa. Él había sido muy mujeriego en su juventud, mientras que Rhaella había amado en secreto al caballero tormenteño Bonifer Hasty, pero a pesar de sus incompatibilidades personales su padre los obligó a casarse para así poder cumplir con una supuesta profecía. El matrimonio tuvo una gran cantidad de embarazos, pero la mayoría de ellos terminaron en abortos o defunciones prematuras. Y, aunque tres sobrevivieron, tantas pérdidas no hicieron sino tensar las ya de por sí incómodas relaciones entre los esposos.

Finalmente, tras sospechar que su última amante había tenido algo que ver en la muerte de uno de sus hijos malogrados (sospecha que se tradujo en una sentencia de muerte para ella y todos sus familiares), Aerys II se resignó a practicar la monogamia y dejar de serle infiel a su mujer. Sin embargo, desde Valle Oscuro las cosas se torcieron de un modo muy tétrico. Ambos esposos dormían en habitaciones separadas y procuraban evitarse la mayor parte del tiempo, pero cada vez que presenciaba un acto de violencia relacionado con el fuego, el deseo sexual de Aerys se encendía y, al llegar la noche, entraba en los aposentos de Rhaella y la violaba.

Uno de esos desagradables incidentes tuvo lugar en presencia del nuevo hermano jurado de Ser Barristan, Jaime Lannister.

El día en que quemó a su Mano, Jaime y Jon Darry montaron guardia ante las puertas de su habitación mientras el rey hacía su voluntad.
«Me haces daño —oían gritar a Rhaella a través de la puerta de roble—. ¡Me haces daño!»
Por extraño que pareciera, aquello había sido peor que los gritos de Lord Chelsted.
—También juramos protegerla a ella .—dijo Jaime al final, sin poder contenerse.
—Sí. —reconoció Darry— Pero no de él.

(AFFC, Jaime II)

Que Aerys forzara a Rhaella fue algo que horrorizó a Jaime. Por su parte, Barristan nunca entró en detalle sobre las fechorías del rey, optando por recordarlas lo más vagamente posible. Pero eso no quiere decir que él nunca se encontrase en la misma situación que Jaime, escuchando detrás de la puerta. Y, si nunca estuvo vigilando fuera mientras se producían las violaciones, muy posiblemente tuvo que enterarse de lo que hacía Aerys con su esposa. Como GRRM dijo una vez:

INTERNAUTA: ¿Es Barristan, por su personalidad y por ser miembro de la Guardia Real y guardián de los secretos del rey, un buen testigo de la influencia de Vary sobre Aerys?
GRRM : Fue un testigo, ciertamente. ¿Un buen testigo? Bueno, había cosas de las que no estaba informado y, por supuesto, veía los acontecimientos desde su propio punto de vista.

George RR Martin, 6/12/2001

Por otra parte, podemos asegurar que Barristan se encontraba presente en el Salón del Trono cuando Aerys quemó vivo a Lord Rickard Stark. No fue uno de los acompañantes de Rhaegar durante el “secuestro” de Lyanna y tampoco fue a la Torre de la Alegría. Rhaella, Viserys y Aerys estaban en Desembarco del Rey en ese momento y la misión de un guardia real es proteger a la familia real. Así pues, lo lógico es que estuviera allí y permaneciera en silencio mientras el rey quemaba a un hombre inocente y hacía estrangular a su hijo.

the_death_of_brandon_and_rickard_stark_by_reaprycon-d9txfol

Todos estos sucesos subrayan un elemento definitorio en la caracterización de Barristan: su culpabilidad. Él se siente culpable debido a su heroica acción en Valle Oscuro y por haber callado ante los desmanes de su señor. En cierto modo, la culpa de Barristan es la culpa de un seguidor. Aunque personalmente nunca (que sepamos) prendió fuego a las víctimas de Aerys, participó en un asalto sexual o mató a un inocente, en el fondo sabe que permitió a Aerys y sus secuaces hacer todas esas cosas.

Con ese mismo manto había estado al lado del Trono de Hierro mientras la locura consumía al hijo de Jaehaerys, Aerys. «Estuvo, vió, oyó y no hizo nada».

(ADWD, El Guardia de la Reina)

Mientras tanto, la culpa de Barristan se extendía hacia alguien a quien él creía haber fallado por completo.

El aprecio de Barristan por Rhaegar

—Algún día. Algún día me lo tendréis que contar todo. Lo bueno y lo malo. Espero que habrá algo bueno que decir sobre mi padre.
—Desde luego, Alteza. Sobre él y sobre los que lo precedieron. Vuestro abuelo Jaehaerys y su hermano, su padre Aegon, vuestra madre… y Rhaegar. Más que ningún otro.

(ASOS, Daenerys VI)

La consternación de Barristan por su servicio a Aerys II se vieron mitigados en parte gracias al príncipe heredero. Rhaegar era el mayor de los hijos supervivientes de los reyes y, en claro contraste con su padre, parecía un hombre bueno y capaz.

Para Barristan, Rhaegar era todo lo que un rey debía ser. Años después de su muerte, Daenerys le preguntó a Barristan (disfrazado de Arstan Barbablanca) cosas sobre su hermano:

—Sé muy poco de Rhaegar —dijo Dany volviéndose de nuevo hacia el escudero— Sólo las historias que contaba Viserys, y él era un niño pequeño cuando murió nuestro hermano. ¿Cómo era en realidad?
—Era capaz —dijo el anciano tras meditar un instante—. Eso, por encima de todo. Decidido, deliberado, obediente y sincero.

(ASOS, Daenerys I)

Barristan admiraba a Rhaegar, le consideraba el epítome del buen príncipe. Como le contó a Daenerys más adelante, las habilidades de su hermano se vieron muy pronto, tanto su afición por los libros como su posterior deseo de convertirse en un guerrero:

De pequeño, el príncipe de Rocadragón era un gran aficionado a los libros. Comenzó a leer tan pronto que la gente decía que la reina Rhaella debió de devorar algunos libros y una vela cuando tenía a su hijo en las entrañas. A Rhaegar no le interesaban los juegos de los demás niños. Los maestres estaban sobrecogidos por su talento, pero los caballeros de su padre bromeaban con amargura, diciendo que Baelor el Santo había renacido. Hasta un día en que el príncipe Rhaegar encontró algo en sus pergaminos que lo hizo cambiar. Nadie sabe qué pudo ser, sólo que el niño apareció repentinamente una mañana en el patio cuando los caballeros vestían sus armaduras de acero. Se dirigió a Ser Willem Darry, el maestro de armas, y le dijo: «Necesitaré espada y armadura. Al parecer, tengo que ser un guerrero».

(ASOS, Daenerys I)

El aspecto marcial de Rhaegar, en particular, impresionó mucho a Ser Barristan. Selmy dio testimonio de las muchas hazañas marciales del príncipe. En el 276 DA, se celebró un torneo en Lannisport para celebrar el nacimiento de Viserys Targaryen. Uno de los contendientes en la justa no otro que el propio Rhaegar, a la sazón de 16 años, el cual demostró ser un excelente justador:

Allí, sentado en su trono y rodeado de notables bajo la sombra de Roca Casterly, el rey aclamaba con alegría a su hijo el príncipe Rhaegar, quien recién nombrado caballero había desarmado a Tygett y Gerion Lannister, e incluso llegó a superar al galante Ser Barristan Selmy antes de caer en la final del torneo contra el renombrado guardia real Ser Arthur Dayne, la Espada del Amanecer.

(TWOIAF, Los reyes Targaryen: Aerys II)

Las derrotas infringidas por Rhaegar a Gerion Lannister y al propio Selmy fueron para este último una prueba del valor del príncipe. Pero esa no sería la última hazaña duelística del heredero al trono. Años más tarde, participó en el Gran Torneo de Harrenhal y desmontó a los cuatro caballeros de la Guardia Real (incluyendo otra vez a Barristan) en la justa final.

maxresdefault

En el campo de batalla propiamente dicho, Rhaegar sólo tomó parte en una batalla: la de El Tridente. Allí, Barristan y él marcharon juntos contra Robert y sus rebeldes para decidir el destino de los Siete Reinos. Rhaegar luchó con bravura contra el pretendiente Baratheon y logró herirle, pero finalmente murió cuando el martillo de guerra de Robert impactó contra su pecho, sellando el fin de la dinastía Targaryen.

Para Barristan, un hombre que se había ganado su fama en torneos y actos militares, las acciones de Rhaegar en esos ámbitos le demostrado lo mucho que valía su príncipe. En cierto modo, los éxitos marciales del heredero al trono ensomrecieron algunos de sus defectos personales. Podía ser un guerrero sin par, pero su capacidad de lidiar con la política ponienti no estaba tan clara (sobre todo porque quien se había encargado de esos temas desde el principio había sido Tywin Lannister).

Eso no quiere decir que Barristan estuviera ciego ante sus faltas. Aunque le tenía en alta estima, sabía que nunca fue un hombre particularmente feliz.

Barbablanca hizo una pausa—. Pero no estoy seguro de que en la naturaleza de Rhaegar cupiera ser feliz.
—Lo describís como un amargado —protestó Dany.
—No, amargado no es la palabra. Tal vez… melancólico. Una nube de melancolía perseguía al príncipe Rhaegar, como una sensación de… —El anciano titubeó de nuevo.
—Hablad —lo apremió ella—. ¿Una sensación de qué?
—Tal vez de predestinación. Una predestinación funesta. Nació con dolor, mi reina, y todos los días de su vida pendió una sombra sobre él.

(ASOS, Daenerys IV)

Barristan también parecía desaprobar la relación de Rhaegar con su esposa Elia, así como el “amor” del príncipe por Lyanna Stark, a la luz de sus nefastas consecuencias sobre Poniente.

–Vos visteis la boda de mi hermano Rhaegar. Contadme, ¿se casó por amor o por deber?
El anciano caballero vaciló.
–La princesa Elia era una buena mujer, Vuestra Gracia. Era bondadosa e inteligente, con un corazón amable y un ingenio encantador. Sé que el príncipe estaba muy encariñado de ella.
«Encariñado» pensó Dany. La palabra habló por sí misma.

(ADWD, Daenerys IV)

El Príncipe Rhaegar amó a su Lady Lyanna y miles murieron por ella.

(ADWD, El Derrocador de Reyes)

Dicho esto, las críticas de Barristan a Rhaegar eran pocas en comparación con las veces en las que le alababa. Esto podría hacernos pensar que, de alguna manera, la admiración que sentía por el príncipe era principalmente una reacción provocada por el desprecio disimulado que sentía hacia su padre. Rhaegar era un caballero justador, mientras que no hay constancia de que Aerys participara nunca en torneo alguno. Más importante aún, Rhaegar nunca demostró signos claros de locura como los que su padre tenía, ni ordenó la muerte de inocentes y tampoco quemó viva a la gente.

Este contraste desempeñó un papel importante en la culpabilidad de Barristan. Creía que Rhaegar era un mejor hombre que Aerys, pero a pesar de que tuvo la oportunidad de permitir que el rey muriera en Valle Oscuro y Rhaegar ascendiera al trono, escogió cumplir con su deber hacia Aerys. Aunque la culpa de Selmy vino por la matanza que se produjo después, una culpa aún mayor tiene relación con Rhaegar.

Después el principe Rhaegar habría ascendido al Trono de Hierro, quizás para curar al reino.

(ADWD, El Guardia de la Reina)

Una vez establecido el hecho de que Barristan tenía una muy favorable opinión de Rhaegar y de que se sentía culpable por haber servido a Aerys, es hora de que veamos la relación entre el viejo caballero y Daenerys.

En busca del verdadero rey

“Estaba recogiendo mis cosas cuando se me ocurrió que yo me había buscado todo esto aceptando el perdón de Robert. Era un buen caballero pero un mal y no tenía derecho al trono en que se sentaba. Fue entonces cuando supe que para redimirme debía encontrar al verdadero rey y servirle lealmente con toda la fuerza que aún me quedaba.”

(ADWD, Daenerys II)

Barristan aceptó el perdón de Robert Baratheon tras la batalla del Tridente y, una vez recuperado de sus heridas, reasumió su deber como caballero de la Guardia Real y la dirigió durante los siguientes 15 años, distinguiéndose de nuevo en los torneos y en la guerra (fue quien comandó el ataque a Viejo Wick durante la primera rebelión de Balon Greyjoy). Servir el hombre que mató a Rhaegar seguramente no fue sencillo para él, ya que como declaró más tarde en presencia de Dany, Robert era un buen caballero pero un mal rey y “no tenía derecho al trono en que se sentaba”. Aún con todo, le sirvió y por largo tiempo.

romain_leguay_ser_barristan_selmy

Sin embargo, el servicio de Barristan bajo la administración Baratheon se fue haciendo más complicado a medida que pasaba el tiempo y Robert ampliaba su lista de relaciones extramatrimoniales y, tal y como Aerys hacía antes que él, forzaba a su esposa a mantener relaciones sexuales bruscas en contra de su voluntad.

«Del Tridente volvió el que no debía», pensaba a veces la Reina mientras lo tenía encima. Durante los primeros años, cuando la montaba más a menudo, ella cerraba los ojos y se imaginaba que era Rhaegar. No podía fantasear con Jaime; era demasiado diferente. Hasta el olor lo delataba.
Para Robert, aquellas noches no habían existido. Cuando llegaba la mañana no recordaba nada, o al menos eso le decía. En cierta ocasión, durante su primer año de matrimonio, Cersei lo había informado de su disgusto a la mañana siguiente.
—Me hiciste daño —se quejó. Él tuvo la elegancia de parecer avergonzado.
—No era yo, mi señora —dijo con tono mohíno, como un niño al que hubieran atrapado robando manzanas de la cocina—. Fue el vino. Bebí demasiado.

(AFFC, Cersei VII)

De forma similar a cuando servía a Aerys, Barristan nunca dedicó mucho tiempo a pensar en las brutalidades de Robert contra Cersei, pero nuevamente  es posible que se encontrase vigilando fuera del dormitorio real mientras tenían lugar los hechos o, al menos, que fuese consciente de la poco galante conducta marital del monarca.

Aquellos destellos de Aerys que Barristan vería en Robert se convirtieron en luz cegadora cuando el rey encargó el asesinato de Viserys y Daenerys después de enterarse de la alianza matrimonial llevada a cabo con Khal Drogo. Lord Eddard Stark se opuso a esta decisión y Barristan se unió al señor de Invernalia en su intento de impedir que se autorizaran ambos crímenes de Estado.

Ser Barristan Selmy levantó sus pálidos ojos azules de la mesa y dijo: “Su Excelencia, hay honor en enfrentarse a un enemigo en el campo de batalla, pero ninguno en matarlo en el vientre de su madre. Perdóneme, pero debo secundar a Lord Eddard.”

(AGOT, Eddard VIII)

A pesar de todo, Robert se mantuvo en sus trece y dio la orden de asesinar a los dos jóvenes Targaryen exiliados. Eddard Stark presentó entonces su renuncia como Mano del Rey. ¿Y Barristan? Decidió permanecer al servicio de otro rey que había impulsado una acción criminal. Tampoco movió un dedo cuando Cersei hizo trizas el testamento de su marido, que nombraba a Ned como regente, delante de sus narices y asumió ilegalmente el cargo. De hecho, sólo abandonó la corte porque Joffrey Baratheon le despidió de manera descortés y humillante para darle su capa blanca a un matón de turbia reputación como Sandor Clegane.

Tras su destitución, Barristan desapareció de la narración hasta casi el final de Choque de Reyes. Nadie sabía dónde se encontraba o qué estaba haciendo. Algunos especulaban con que su destino sería unirse a las filas de Stannis, Renly o Robb, pero la verdad es que había tomado un barco y cruzado el Mar Angosto con la intención de encontrar al verdadero rey: Viserys.

— (…) Anduve a través de la sala del trono con la cabeza alta, aunque no sabía a dónde ir. Mi único hogar era la Torre de la Espada Blanca. Mis sobrinos me encontrarían un lugar en el Torreón Cosecha, de eso estaba seguro, pero no quería que la indignación de Joffrey cayera sobre ellos. Estaba recogiendo mis cosas cuando me di cuenta de que yo mismo me había buscado esto aceptando el perdón de Robert. Era un buen caballero pero un mal rey y no tenía derecho al trono en que se sentaba. Fue entonces cuando supe que para redimirme debía encontrar al verdadero rey y servirle lealmente con todas las fuerzas que aún me quedaban.
—Mi hermano Viserys.
—Esa era mi intención.

(ADWD, Daenerys II)

Al llegar a Pentos, Barristan se encontró “casualmente” con Illyrio Mopatis, quien le informó de que Viserys había muerto. Sin embargo, no todo estaba perdido. La hermana del difunto, Daenerys, seguía viva. Aparentemente decidido a unirse a ella, Barristan partió de Pentos acompañado de Belwas el Fuerte. En Qarth, finalmente vio a Daenerys y apareció oportunamente para salvarla de una muerte más que segura, quitándole de las manos una manticora que le había entregado un Hombre Pesaroso. Tras frustrar el atentado, Barristan se presentó como Arstan Barbablanca, diciendo:

“Se nos ha pedido que os busquemos y os llevemos de vuelta a Pentos. Los Siete Reinos os necesitan. Robert el Usurpador ha muerto, y el reino se desangra. Cuando zarpamos de Pentos había cuatro reyes, y a ninguno se le podía pedir justicia.”

(ACOK, Daenerys V)

Realizadas las presentaciones de rigor, todos se subieron a los barcos con destino a Pentos, aunque finalmente el destino (o mejor dicho los consejos de Jorah Mormont) llevó a los personajes por otro camino, el de la conquista y el abolicionismo.

Arstan Barbablanca y la Reina Dragón

barristan_selmy___got_by_thegryph

-Creo que sois la hermana de Rhaegar Targaryen – dijo Ser Jorah con una media sonrisa triste-.
-Sí.- dijo Arstan Barbablanca- Y también una reina.

(ASOS, Daenerys IV)

Servir a Daenerys Targaryen fue un momento único en la vida del caballero blanco. Si bien dobló la rodilla ante ella tras salvarla de la manticora, no le prestó juramento con su verdadera identidad, puesto que quería tener la oportunidad de evaluarla y comprobar si se parecía a su padre o a su hermano. Desde entonces, ejerciendo como relator de historias, guardaespaldas, consejero y observador durante la mayor parte de Tormenta de Espadas, Barristan estuvo presente en cada escena importante de la trama de la Madre de Dragones.

Durante el tercer libro, Daenerys le pidió a “Arstan” que le contara historias de Rhaegar y de su padre. En un princio, Barristan optó por la vía de no entrar en detalle y recurrir a vagas generalidades:

Se acercó a Barbablanca
—¿Visteis alguna vez a mi regio padre?
El rey Aerys II había muerto antes del nacimiento de su hija.
—Tuve ese gran honor, Alteza.
—¿Lo considerabais bueno y gentil? —Dany tomó al anciano por el brazo. Barbablanca hizo un esfuerzo para ocultar sus sentimientos, pero estaban allí, expuestos en su rostro.
—Su Alteza era… agradable en general.
—¿En general? —Dany sonrió—. Pero ¿no siempre?
—Podía ser muy duro con los que consideraba sus enemigos.
—Un hombre sabio nunca se enemista con un rey —dijo Dany—. ¿También conocisteis a mi hermano Rhaegar?
—Se decía que ningún hombre llegó nunca a conocer a fondo al príncipe Rhaegar. Tuve el privilegio de verlo en un torneo, y con frecuencia lo oí tocar su arpa de cuerdas de plata.

(ASOS, Daenerys I)

A medida que el tiempo avanzaba, Barristan empezó muy lentamente a desvelar más cosas sobre Rhaegar y Aerys, contándole a Dany el sentimiento de condenación que atormentaba a su hermano, así como su victoria en el torneo de Harrenhal. En cuanto a por qué Barristan comenzó a dar más detalles en sus narraciones, posiblemente se debió a que juzgó que la Reina Dragón encajaba más en el molde de su hermano que en el de su padre.

Además de contar historias, Barristan asumió un papel de guardián y asesor. Estaba a su lado cuando habló con los Sabios Maestros de Astapor, en los consejos de guerra, en las sesiones de negociación y cuando visitaba a sus “hijos”, conociendo así a Daenerys de un modo que muy pocos de su círculo íntimo podrían aspirar a conocerla.

Es en este contexto cuando Barristan rescató a Daenerys una vez más cuando un vendedor de vinos llamado Mero intentó asesinarla mientras visitaba a sus hijos fuera de Meereen. Y también cuando optó por descubrirse como Ser Barristan cuando ella le ofreció armarlo caballero.

—¿Qué verdades me habéis ocultado? —A Dany no le estaba gustando nada aquello—. Decídmelo. Ahora mismo.
—En Qarth —dijo el anciano inclinando la cabeza—, cuando me preguntasteis mi nombre, os dije que me llamaban Arstan. Eso es cierto. Muchos hombres me llamaron así durante el viaje que hicimos Belwas y yo para buscaros. Pero no es mi verdadero nombre.
«Me ha engañado, como me advirtió Jorah, pero me acaba de salvar la vida.»
Dany estaba cada vez más confusa y furiosa.
—Mero se afeitó la barba, vos en cambio os la dejasteis crecer, ¿verdad? —Ser Jorah tenía el rostro congestionado—. Mierda, ahora entiendo por qué me resultabais tan familiar.
—¿Lo conocéis? —preguntó Dany al caballero exiliado.
—Lo vi una docena de veces, casi siempre de lejos, cuando estaba con sus hermanos o tomaba parte en un torneo. Pero no había hombre en los Siete Reinos que no conociera a Barristan el Bravo.

(ASOS, Daenerys V)

Enfadada, Daenerys le ordenó poco después llevar a cabo una misión suicida: infiltrarse en Meereen (en compañía del también caído en desgracia Jorah Mormont y un puñado de soldados especialmente elegidos para la tarea) y abrirle las puertas a su ejército. Cuando la tarea fue completada con éxito, él volvió ileso y le contó a la reina la verdad acerca de por qué había mentido sobre su verdadera identidad:

—Ya os dije que utilicé un nombre falso para que los Lannister no supieran que me había unido a vos. No era toda la verdad, no era ni la mitad de la verdad, Alteza. Lo que quería era observaros un tiempo antes de juraros lealtad. Para asegurarme de que no…
—¿De que no era digna hija de mi padre?
Y si no era hija de su padre, ¿quién era?
—De que no estabais loca —terminó Ser Barristan—. Pero no veo la lacra en vos.
—¿La lacra? —le espetó Dany.
—No soy un maestre que pueda citaros la historia, Alteza. Mi vida han sido las espadas, no los libros. Pero hasta los niños saben que los Targaryen han bordeado siempre la locura.

(ASOS, Daenerys VI)

f1895f275ce211d79f6c82a9721ca226

Ese era el problema de Barristan. Aunque tenía razones legítimas para querer servir a un rey o reina capaz de derrotar a quienes le habían ofendido, no quería servir a otro Aerys. De hecho, originalmente era muy escéptico con respecto al difunto Viserys, ya que lo había conocido cuando era niño:

El príncipe Viserys no era más que un niño, habrían tenido que pasar muchos años para que estuviera en condiciones de reinar y… Perdonadme, mi reina, pero me habéis pedido que diga la verdad. Incluso de niño, vuestro hermano Viserys era digno hijo de su padre, muy diferente de Rhaegar.

(ASOS, Daenerys VI)

Entonces, ¿creía Barristan que Daenerys podría ser una loca, como Aerys y Viserys? Aquí es donde las cuidadosas observaciones del caballero entraron en juego. Durante todo el tiempo que interactuaron, la mancha de la locura Targaryen no se hizo presente en ella. En cambio, Selmy vio a la verdadera heredera de Poniente y quiso servirla como Guardia de la Reina:

—¿Estáis diciendo que soy una moneda en las manos de algún dios, ser?
—No —replicó Ser Barristan—. Sois la legítima heredera de Poniente. Os serviré fielmente como caballero hasta el fin de mis días, si es que me consideráis digno de volver a llevar una espada. Si no, me daré por satisfecho con servir como escudero a Belwas el Fuerte.

(ASOS, Daenerys VI)

Daenerys aceptó la propuesta y le ofreció a Ser Barristan una espada con su propia mano, la única mano de que el caballero habría aceptado recibirla. Antes de que Tormenta de Espadas terminara, Selmy se acercó a su reina por última vez con una oferta:

—Perdonadme, Alteza. Sólo quería deciros… ahora que sabéis quién soy… —El anciano titubeó—. Un caballero de la Guardia Real está en presencia de su rey día y noche. Por ese motivo, nuestros juramentos nos exigen proteger sus secretos de la misma manera que protegeríamos su vida. Pero, por derecho, los secretos de vuestro padre ahora os pertenecen a vos, al igual que su trono, y… pensé que tal vez quisierais hacerme algunas preguntas. «¿Preguntas?» Tenía cien preguntas, mil, diez mil. ¿Por qué en aquel momento no se le ocurría ninguna?
—¿De verdad estaba loco mi padre? —se le escapó. «¿Por qué pregunto semejante cosa?»—. Viserys decía que eso de la locura era una estratagema del Usurpador…
—Viserys era un niño y la reina lo protegía tanto como le era posible. Ahora creo que en vuestro padre siempre hubo un punto de locura. Pero también era encantador y generoso, de modo que se le perdonaban sus errores. El inicio de su reinado fue muy prometedor… pero, a medida que pasaban los años, los errores fueron cada vez más frecuentes, hasta que…

(ASOS, Daenerys VI)

Aquí, Barristan estaba dispuesto a ser completamente transparente con Daenerys, pero antes de que pudiera decirle la verdad con claridad, ella cambió de tema. Esta iba a ser una dinámica recurrente en las interacciones entre Barristan y Dany. Cada vez que él estaba a punto de contarle algo malo de Aerys, ella redirigía la conversación para evitar verdades incómodas. Aún así, Barristan tuvo siempre un lugar en la corte de Dany en Meereen y de ahí en adelante no se separó nunca de su reina… hasta que ella se separó de él.

El hombre de la reina

Barristan_Selmy_by_Mike_Capprotti,_Fantasy_Flight_Games©

–Tu fuiste un hombre de la reina– dijo Reznak mo Reznak –El rey desea tener a sus propios hombres alrededor cuando permanezca en la corte.
«Todavía soy un hombre de la reina. Hoy, mañana, siempre, hasta mi último aliento o el de ella». Barristan Selmy se negaba a creer que Daenerys Targaryen estuviese muerta.

(ADWD, El Guardia de la Reina)

Tras analizar cuidadosamente a Daenerys y ver que se parecía más a su hermano que a su padre, Barristan había decidido descubrirse y ponerse a su servicio. Esto no quiere decir que estuviese de acuerdo con todas sus decisiones mientras gobernaba Meereen. Hubo momentos en los que desaprobaba sus decisiones y, a lo largo de Danza de Dragones, estos desacuerdos fueron incrementándose de una forma que tal vez podría presagiar los acontecimientos de la próxima entrega de la saga.

Barristan encontraba su papel como guardaespaldas y consejero muy satisfactorio. A lo largo del quinto libro, elogió a Daenerys por tomar decisiones sabias, decisiones que él mismo calificaba como “actuar como lo haría Rhaegar”. Por ejemplo, su decisión de no ejecutar a los niños que había tomado como pupilos/rehenes como respuesta a los desafíos de la élite meereense y la de no permitir que se llevara a cabo una sangrienta purga contra sus enemigos:

—Todos los de esa lista tienen familia dentro de la ciudad. Hijos y hermanos, mujeres e hijas, madres y padres. Deja que mis Bestias les detengan. Sus vidas recobrarán esos barcos.
—Si envío a las Bestias a las pirámides, supondrá la guerra abierta dentro de la ciudad. Debo confiar en Hizdahr. Debo esperar la paz.— Dany sostuvo el pergamino sobre la vela y miró cómo los nombres se quemaban, mientras Skahaz le lanzaba miradas fulminantes. Después, Ser Barristan le dijo que su hermano Rhaegar hubiera estado orgulloso de ella.

(ADWD, Daenerys V)

Sin embargo, hubo un discreto conflicto entre los dos. La decisión de Daenerys de quedarse a gobernar Meereen en lugar de marchar a Poniente desquició notablemente a Barristan, el cual pensaba que Poniente la necesitaba con urgencia:

Ser Barristan se arrodilló ante ella.
—Mi reina, vuestro reino os necesita. No os quieren aquí, pero en Poniente los hombres acudirán a miles en cuanto vean vuestro estandarte; os seguirán los grandes señores, los nobles caballeros. «¡Ha venido!», se gritarán unos a otros con alegría. «¡La hermana del príncipe Rhaegar ha vuelto a casa por fin!»
—Si tanto me aman, me esperarán.

(ADWD, Daenerys III)

La intención de Dany se basaba, en parte, en un deseo sincero de aprender a gobernar de manera pacífica antes de volver a Poniente a reclamar el trono de sus antepasados. Pero esta decisión provocó que se enredara cada vez más en los entresijos de la política meereense. Una de las maneras en las que esto se manifestó fue en la boda con Hizdhar zo Loraq. Daenerys lo vio como un modo de alcanzar la paz en su nuevo reino, mientras que Barristan lo vio de otra manera:

–Hizdahr no es la clase de esposo que vos hubierais elegido para mí.
–No es mi cometido elegir vuestro esposo.
–No lo es. –acordó– Pero es importante para mí que lo entendáis. Mi pueblo está sangrando. Muriendo. Una reina no se pertenece a sí misma, sino al reino. Boda o matanzas, esas son mis opciones. Un matrimonio o una guerra.
–Su Alteza, ¿puedo hablar con franqueza?
–Siempre.
–Hay una tercera opción.
–¿Poniente?
Él asintió. –He jurado servir a Su Alteza y manteneros a salvo del peligro donde quiera que vayáis. Mi lugar está a vuestro lado, ya sea aquí o en Desembarco del Rey … pero vuestro lugar está en Poniente, sobre el Trono de Hierro que fue de vuestro padre. Los Siete Reinos nunca aceptarán a Hizdahr zo Loraq como rey.

(ADWD, Daenerys IV)

El deseo de alcanzar la paz era algo comprensible y bueno, pero Barristan también tenía razón. El objetivo declarado de Dany era volver a Poniente y destronar a los usurpadores que se sentaban en el trono de su padre. Cuanto más intentara gobernar Meereen, más se alejaría ese objetivo. Por otro lado, si Daenerys se presentaba en Poniente con un consorte ghiscario, un ejército de mercenarios, los Inmaculados y tres dragones no sería bienvenida en absoluto. Sin embargo, los desacuerdos de Selmy con su reina no eran desacuerdos morales. Servirla no le planteaba al caballero los mismos dilemas éticos que había tenido que afrontar con Aerys y Robert. Por tanto, él se contentó con trabajar para ella y siguió considerándola la verdadera heredera de Rhaegar.

Barristan presenció los notables intentos de Dany por gobernar pacíficamente Meereen. Vio cómo hacía encadenar a dos de sus dragones para evitar que se perdieran más vidas inocentes y también estuvo ahí cuando ella intentó hacer las paces con los meereenenses rebeldes y con los Amos de Yunkai. Aunque desaprobó el matrimonio con Hizdhar, lo hizo no porque estuviera en contra de la política de lograr la paz sino porque creía que eso supondría un obstáculo para volver a Poniente.

La fuga de Daenerys, volando a lomos de Drogon tras la accidentada reapertura del Foso de las Arenas, cambió esta dinámica. Sin su reina al lado, Barristan el Bravo se vería obligado a pensar críticamente por sí mismo y Daenerys se sometería a un traumático viaje de autodescubrimiento en la soledad del Mar Dothraki, donde volvería a hallar su verdadero propósito.

543745-artwork-blondes-daenerys-targaryen-dragons-fan-art-game-of-thrones-white-background-women

Barristan y la Madre de Dragones

«No. Sois de la sangre del dragón.» El susurro se estaba debilitando, como si Ser Jorah se estuviera quedando atrás. «Los dragones no plantan árboles. Recordad eso. Recordad quién sois, para qué fuisteis hecha. Recordad vuestras palabras.»
—Fuego y Sangre.— dijo Daenerys a la balanceante hierba.

(ADWD, Daenerys X)

La decisión de Selmy de servir a Daenerys se basaba en su creencia de que la muchacha no tenía la mancha de la locura y en la constatación de que tomaba decisiones “dignas de Rhaegar”. Sin embargo, los acontecimientos que comienzan al final de Danza de Dragones (y que probablemente irán a más en Vientos de Invierno) podrían sacudir estos cimientos. En lugar de analizar el posible desarrollo de la Batalla de Fuego en Meereen, veamos cómo podría evolucionar Daenerys y cómo podría verla Barristan en el futuro libro. Y es que la mujer que regresase del Mar Dothraki podría ser bastante diferente de la que se marchó de la ciudad a lomos de Drogon.

George RR Martin ha modelado la identidad de Dany como una amalgama de impulsos en conflicto. Por un lado es la Rompedora de Cadenas, la Mysha (“madre”) de los esclavos y desfavorecidos. Una reina misericordiosa y compativa con sus súbditos, a los que gobierna de manera pacífica y moderada. Por otro lado, es la Madre de Dragones, una faceta que pudimos ver cuando ordenó crucificar a 163 Grandes Maestros meereenses en Tormenta de Espadas y cuando autorizó que las hijas del vinatero fueran torturadas en Danza de Dragones, lo que demuestra que está muy dispuesta a emplear la violencia sobre grupos e individuos específicos si cree (o quiere creer) que la situación lo requiere. En ambos casos, el giro de Daenerys a la violencia se produce guiado por las emociones:

—Quiero a vuestros líderes —les dijo Dany—. Entregadlos y los demás seréis perdonados.
—¿Cuántos? —había preguntado una anciana entre sollozos—. ¿A cuántos hay que entregar para que nos perdonéis la vida?
—A ciento sesenta y tres —fue su respuesta.
Los hizo clavar en postes de madera alrededor de la plaza, cada uno señalando al siguiente. Al dar la orden, la furia ardía abrasadora en su interior y se sentía como un dragón vengativo.

(ASOS, Daenerys VI)

—¿No tenemos más prisioneros que ese vendedor de vino?
—Lamento confesar que no. Os suplica vuestro perdón.
«Más misericordia —pensó Dany—. Tendrán la misericordia del dragón.»
—He cambiado de opinión, Skahaz. Que el interrogatorio sea duro.
—Muy bien —asintió—. También puedo interrogar con dureza a las hijas mientras el padre mira, si os parece bien. Así les sacaremos unos cuantos nombres.
—Haced lo que podáis, pero quiero nombres. —Sentía la rabia como una hoguera en el vientre.

(ADWD, Daenerys II)

Barristan Selmy fue testigo de ambos eventos, pero por desgracia para este ensayo no sabemos cuál fue la opinión que le merecieran dichas decisiones (y tampoco reflexionó sobre ellas cuando se convirtió en personaje POV). Es posible que pensara que las acciones de Daenerys entraban dentro de lo que se podría llamar justicia, pero no podemos estar al 100% seguros de ello.

De lo que sí estamos seguros es de que Barristan fue testigo de la caracterización evolutiva de Dany incluso antes de que partiera de Meereen y su negativa a ir a Poniente no fue el único momento de tensión entre ambos. Después de que se firmara la paz con Yunkai, Daenerys tuvo una reunión con Ben Plumm el Moreno, un capitán mercenario que se había pasado a su bando tiempo atrás. Al ver que la lealtad del mercenario volvía a estar en venta, ella le amenazó no muy sutilmente y luego le preguntó a su caballero blanco:

–¿Ser Barristan?– dijo con suavidad.
El caballero apareció de inmediato. –Alteza.
–¿Cuánto habéis escuchado?
–Lo suficiente. No estaba equivocado. Nunca confiéis en un mercenario.
«O en una reina,» pensó Dany. –¿Hay algún hombre en los Segundos Hijos que pudiera ser persuadido para… quitar del medio… a Ben el Moreno?
–¿Tal como una vez Daario Naharis quitó del medio a los demás capitanes de los Cuervos de Tormentas?– El anciano caballero miró incómodo. –Quizá. No sabría decirlo, Alteza.
«No.», pensó, «Sois demasiado honrado y demasiado honorable.»

(ADWD, Daenerys VIII)

La incomodidad de Barristan se explica en buena parte por su sentido del honor, pero seguramente también por el hecho de que Dany estuviera planteándose muy seriamente ordenar el asesinato de Ben Plumm. Eso sí, aunque desaprobara su intención, Barristan se mantuvo fiel a su reina y nunca vaciló en su fe de que seguía viva y regresaría.

–Tu fuiste un hombre de la reina– dijo Reznak mo Reznak –El rey desea tener a sus propios hombres alrededor cuando permanezca en la corte.
«Todavía soy un hombre de la reina. Hoy, mañana, siempre, hasta mi último aliento o el de ella». Barristan Selmy se negaba a creer que Daenerys Targaryen estuviese muerta.

(ADWD, El Guardia de la Reina)

Una vez más (se que me repito pero es importante), la razón por la que Selmy apoyaba a Daenerys era que la consideraba una digna sucesora de Rhaegar, una reina buena y mentalmente sana. Sin embargo, lejos de Meereen, la mente de Daenerys tomó un rumbo muy diferente. Su último capítulo ha sido analizado ya brillantemente por ensayistas mejores que yo, pero voy a detenerme en algunos aspectos que podrían ser preocupantes para alguien como Barristan.

66b0661287b0c0b3cfa3951d283a3151

1. Las alucinaciones le dicen a Daenerys que fue un error encadenar a sus dragones.

—Soy de la sangre del dragón.— dijo a la hierba, en voz alta.
«Lo fuiste», la hierba susurró en respuesta, «hasta que encadenaste a tus dragones en la oscuridad.»
—Drogon mató a una niña pequeña. Su nombre era … su nombre …— Dany no podía recordar el nombre de la hija. Eso la entristeció tanto que habría llorado si todas sus lágrimas no se hubieran evaporado. —Nunca tendré una niña pequeña. Era la Madre de Dragones.
«Si», dijo la hierba, «pero te volviste en contra de tus hijos.»

(ADWD, Daenerys X)

Ser Barristan había presenciado el encadenamiento de los dragones y pareció aprobar la medida. Pero poco después de haberlos encerrado y de haber reflexionado sobre la culpabilidad que sentía por la muerte de una niña inocente a manos de Drogon, Daenerys pidió a Barristan que la llevara al foso de los dragones:

—Tengo que ir a la fosa —dijo con una voz tenue como un susurro infantil.— Por favor, ser, llevadme abajo.
Una sombra de desaprobación cruzó el rostro del anciano, pero cuestionar las decisiones de la reina iba contra su naturaleza.
—Como ordenéis.

(ADWD, Daenerys II)

La desaprobación de Barristan a esta decisión fue, quizás, motivada por su deseo de mantener a Dany alejada de cualquier peligro, pero me pregunto si en realidad lo que ocurría es que el viejo caballero creía que la naturaleza agresiva de los dragones era perniciosa y estimulaba los deseos violentos de su señora.

2. Los dragones no plantan árboles

«Tomásteis Meereen», le dijo, «pero luego os quedasteis.»
—Para ser una reina.
«Sois una reina», dijo su oso. «En Poniente.»
—Es tan largo el camino,— se quejó. —Estaba cansada, Jorah. Estaba harta de la guerra. Quería descansar, reir, plantar árboles y verlos crecer. Sólo soy una niña joven.
«No. Sois de la sangre del dragón.» El susurro se estaba debilitando, como si Ser Jorah se estuviera quedando atrás. «Los dragones no plantan árboles. Recordad eso. Recordad quién sois, para qué fuisteis hecha. Recordad vuestras palabras.»
—Fuego y Sangre— dijo Daenerys a la balanceante hierba.

(ADWD, Daenerys X)

Este es el quid de la cuestión en las visiones de Daenerys. Cansada de la guerra, su estancia prolongada en Meereen fue un intento de tomarse un descanso. El Jorah fantasmal la reprende por la paz que había alcanzado en Meereen y la empuja hacia la violencia draconiana. Cuando se negó a matar a los niños rehenes y a iniciar una guerra, Barristan la alabó por hacer lo que su hermano hubiera hecho, pero Dany recordó las palabras que le dijo el Jorah real un año atrás: “Rhaegar luchó con nobleza, Rhaegar luchó honorablemente y Rhaegar murió”. Quizás la nueva Reina Dragón no tenga ya tantos remordimientos para conseguir sus objetivos.

Aún así, Barristan podría encontrar consuelo en que esta visión condujese por fin a Dany a rechazar la paz de Meeereen en favor de la guerra en Poniente.

Meereen no era su casa y nunca lo sería. Era una ciudad de hombres extraños con dioses extraños y peinados extraños, de traficantes de esclavos envueltos en «tokares», donde la gracia se ganaba mediante la prostitución, la matanza era un arte y los perros un manjar. Meereen siempre sería la ciudad de la Arpía, y Daenerys no podía ser una arpía.
«Nunca», dijo la hierba, en el tono brusco de Jorah Mormont. “Os lo advertí, Alteza. Vuestra guerra está en Poniente, os lo dije”.

(ADWD, Daenerys X)

La pregunta, sin embargo, será cómo se desarrollará esa guerra con Daenerys al frente. Además, aunque Dany se prepare para volver a Poniente, ¿qué hará mientras tanto? Ser Barristan no es ningún pacifista y aceptaría que ella hiciera la guerra para tomar Poniente. Pero los métodos que adopte para alcanzar el Trono de Hierro serán un elemento crucial para Barristan. ¿Usará una violencia arbitraria e indiscriminada? ¿Se centrará rápidamente en su objetivo de volver a Poniente? ¿O se atascará antes en una guerra de liberación en Essos, vengándose a sangre y fuego de las ciudades esclavistas que sabotearon sus intentos de coexistencia pacífica por todos los medios posibles?

87506-game-of-thrones-daenerys-fanart

Barristan y la misericordia del dragón

Selmy creyó que Daenerys era una líder parecida a Rhaegar, pero después de su traumática visión y del previsiblemente violento encuentro con los Dothraki, ¿seguirá pareciéndose a Rhaegar o será más como Aerys? Cuando vuelva de Vaes Dothrak en Vientos de Invierno, ¿seguirá pensando el caballero blanco lo mismo de ella? La cuestión no es si Dany está loca o no, médicamente hablando, sino si aquellos con los que interactúa la perciben como loca. Barristan estaría en una posición privilegiada para examinar la cordura de Dany, ya que estuvo al lado de su padre durante décadas viendo cómo su mente degeneraba con los años hasta su monstruosa demencia final.

Creo que Dany pondrá rumbo a Poniente en el próximo libro, pero no sin antes comenzar una nueva serie de violentas guerras a través de Essos. Su avance tendrá toda la apariencia de ser otra guerra de liberación, aunque en este ocasión no movida por el deseo de abolir el tráfico de esclavos, sino guiada por la ambición y el sentido profético de destino, sin la menor intención de pactar o llegar a compromisos. Y con tres armas de destrucción masiva ya maduras y crecidas.

Sin tener el nuevo libro aún en la mano, es imposible saber con certeza qué contemplará horrorizado Barristan en esa campaña, pero dadas sus experiencias protegiendo a Aerys, quizás podría sentir el sentimiento de culpa rebrotando en su interior mientras sirve a Daenerys. Además, si ella decide utilizar sus dragones como herramientas de guerra (y creo que lo hará), Barristan probablemente verá a Aerys renacido, independientemente de cuán justificado o injustificado esté el uso de los dragones. Y si en algún momento Daenerys alardea del fuego como gran arma de la Casa Targaryen, sin duda el caballero recordaría la crueldad de Aerys con Rickard Stark.

El Rey Loco podía ser salvajemente cruel, como claramente demostró cuando quemó vivos a aquellos a los que percibía como sus enemigos.

(TWOIAF, Los reyes Targaryen: Aerys II)

“El rey le dijo que el campeón de la Casa Targaryen sería el fuego. Así que todo lo que Lord Rickard necesitaba hacer para demostrarse inocente de la acusación de traición era, bueno, no arder.”

(ACOK, Catelyn VII)

Pero, ¿el hecho de que (según su punto de vista) Daenerys se convirtiese en un nuevo Aerys sería motivo suficiente para que Barristan abandonase el barco? No lo creo. Hablamos de un hombre atado por sus votos y obligaciones juradas. No dijo ni pío ante los crímenes y maldades producidas durante los reinados de Aerys y Robert. Aunque volviese a sentir remordimientos por no hacer nada, seguiría siendo la espada juramentada de Daenerys hasta el fin de sus días.

Barristan necesitaría algo más que una ola de violencia draconiana para dejar a Daenerys. Sus votos son sagrados. Si tan sólo hubiera otro Targaryen con un mejor reclamo al trono, alguien que representase el prototipo marcial que tanto adoran en Poniente y que estuviese luchando contra aquellos que maltrataron al reino en lugar hacer giras por el extranjero…

griff_young_griff

¿El hijo de Rhaegar o la hija de Aerys?

Bien. Como todos sabéis, esa persona existe. Un muchacho que afirma ser hijo de Rhaegar Targaryen y de Elia Martell apareció en Danza de Dragones, apoyado por Varys, Illyrio, Jon Connington y la Compañía Dorada. Barristan, a pesar de conocer a Illyrio en Pentos, nunca fue informado de la existencia del príncipe Aegon y hasta donde sabemos, sigue sin saber que “sobrevivió” al saqueo de Desembarco del Rey.

–El Príncipe Rhaegar tuvo dos hijos. –le explicó Ser Barristan– Rhaenys era una niña, Aegon un bebé. Cuando Tywin Lannister tomó Desembarco del Rey, sus hombres los mataron. Entregó sus cadáveres ensangrentados cubiertos con una capa carmesí, un regalo para el nuevo rey. –«¿Y qué es lo que hizo Robert cuando los vio? ¿Sonrió?». Barristan Selmy había quedado malherido en el Tridente, así que se salvó de ver aquel regalo de Lord Tywin, pero aún se lo preguntaba. «Si le hubiera visto sonreír ante la vista de los restos llenos de sangre de los hijos de Raeghar, ningún ejército sobre la tierra me hubiera impedido matarle»

(ADWD, El Derrocador de Reyes)

Sin embargo, en Vientos de Invierno Barristan se enterará de su existencia y, si tuviera que hacer una apuesta, diría que lo sabrá por Tyrion. El Mediohombre es el único individuo de la Bahía de los Esclavos que conoce la “supervivencia” de Aegon y el único de la futura corte de Daenerys (además de quizá Morroqo) que sabe hacia dónde va y qué está haciendo. Creo que Tyrion informará a Daenerys sobre la “milagrosa supervivencia” de Aegon en los términos más duros, tal vez manifestando sus sospechas de que el chico es un impostor y subrayando que ha acudido a Poniente sin ella para robarle el Trono de Hierro, que le correspondería a ella por derecho de nacimiento. Tal revelación probablemente enfurecerá a Daenerys, ¿pero cómo reaccionará Barristan?

Dado que Selmy desprecia a los Lannister, es factible que reciba a Tyrion con sospechas y hostilidad y no es descabellado pensar que rechace su argumento de que Aegon es un falso dragón. Al fin y al cabo, Tyrion tiene una pésima reputación de libertino y borracho y, además de ser un Lannister (los mismos que provocaron las supuestas muertes de Aegon y Rhaenys), es oficialmente un regicida y un asesino confeso de su propia sangre.

—¿Habéis olvidado a la princesa Rhaenys y al príncipe Aegon?
—Nunca. Eso fue cosa de los Lannister, Alteza.

(ADWD, Daenerys II)

cc6xoakukaaflwm

Si Barristan se inclina por creer que Aegon es el auténtico hijo de Rhaegar y Elia, podría ver perfectamente justificada la invasión que está llevando a cabo y no considerarla una usurpación de funciones en absoluto. Al fin y al cabo, las leyes de sucesión dictan de forma clara que el hijo mayor y sus descendientes van antes que el hijo menor y que los hombres tienen preferencia sobre las mujeres a la hora de ceñirse la corona. Con el nuevo candidato se cumplen ambos supuestos.

¿Cómo crees que va a reaccionar esa reina cuando aparezcas con tu cuenco de mendigo en la mano y digas: “Buenos días, tía. Soy tu sobrino, Aegon, regresado de entre los muertos. He estado escondido en un barco de pértigas toda mi vida, pero ahora he lavado el tinte azul de mi pelo y me gustaría tener un dragón, por favor … y oh, ¿te he mencionado que mi derecho al Trono de Hierro es más fuerte que el tuyo?”

(ADWD, Tyrion VI)

Por otro lado, la creciente culpabilidad de Selmy por haber jurado fidelidad a “Aerys II renacido” sería una motivación perfecta para cambiar de bando. Naturalmente, tendría dudas. Barristan conoce de primera mano a la Compañía Dorada, pues la combatió en los Peldaños de Piedra, y sabe que son tradicionales partidarios de los Fuegoscuro. ¿Podría la Compañía Dorada apoyar al hijo de Rhaegar? ¿Es verdaderamente el hijo de Rhaegar a quien apoyan? Esas preguntas probablemente tamborilearán en su cabeza mientras se debate entre continuar sirviendo a una reina “loca” o apoyar el reclamo teóricamente más sólido de Aegon.

Así que, de nuevo, Barristan Selmy experimentará un gran conflicto en Vientos de Invierno. ¿Escogerá al hijo de Rhaegar o a la hija de Aerys?

Conclusión: tantos votos…

Tantos votos… Te obligan a jurar y a jurar… Defenderás al rey. Obedecerás al rey. Guardarás los secretos del rey. Harás su voluntad. Darás la vida por él. Pero obedecerás a tu padre. Amarás a tu hermana. Protegerás al inocente. Defenderás al débil. Respetarás a los dioses. Obedecerás las leyes. Pero, ¿y si tu padre desprecia al rey? ¿Y si el rey masacra al inocente? Es demasiado. No importa qué se haga, siempre violas un juramento u otro”.

(ACOK, Catelyn VII)

Al final, creo que Barristan Selmy abandonará sus votos hacia Daenerys en favor de Aegon. Su moral apoyaría esta acción. Él nunca abandonaría a su rey por hacer las cosas mal, pero lo haría sin dudar si eso supusiese apoyar al “verdadero rey”, un monarca que no le hiciese sentir mal por permanecer a su lado leal y obediente, como fue criado para hacer.

aegon_targaryen_diego_gisbert_llorensiiii

La reacción de Daenerys ante su deserción  será, casi con toda seguridad, impredecible. Quizás encuentre una explicación recordando las predicciones que recibió en la Casa los Eternos. De las tres traiciones que le profetizaron (una por sangre, otra por oro y otra más por amor), la de Barristan podría considerarse una traición por sangre, ya que estaría siguiendo la línea de sangre Targaryen con hipotéticamente más derechos al trono.

Tres traiciones conocerás… Una por sangre, otra por oro y otra más por amor.

(ACOK, Daenerys IV)

El abandono de las filas de la Reina Dragón será casi seguramente un motivo de culpa para el viejo caballero, pero tal vez se sentirá aliviado cuando Aegon le de la bienvenida a su servicio con toda la fanfarria correspondiente. El problema, sin embargo, es que Daenerys sigue viniendo a Poniente. Y Barristán el Bravo, el caballero blanco, el caballero sucio, el nuevo cambiacapas, probablemente tendrá que enfrentarse a la reina a la que una vez sirvió, pero en esta ocasión no será desde una posición de súplica o de servicio sino de violencia: en Un sueño de primavera, creo que ambos se enfrentarán en batalla.

giphy

Anuncios

4 respuestas a “Ser Barristan Selmy, ¿un posible futuro traidor? (t)

    • Gracias. Me alegro de que te haya gustado.
      Ahora mismo tengo varios artículos en reserva, a falta de algunos detalles o a medio acabar, pero en cuanto pueda me pondré a ello. Tengo algunas ideas propias y le he echado el ojo a un ensayo sobre el tema muy interesante (esperemos que nadie se me adelante mientras tanto).
      Saludos.

      Me gusta

  1. exagera las virtudes de aegon o que esta “vendando” las heridas de poniente, hasta ahora lo que se sabe es que sus fuerzas no actuan de forma muy diferente de los que lo han hecho todas las demas y hasta han saqueado y violado un tanto, para emepzar a vendar las heridas de poniente primero se debe terminar con todos los bandos en conflicto, sino solo se alarga mas la guerra

    Me gusta

    • No seas tan duro con Aegon. El chico acaba de llegar y está empezando a tomar posiciones. Ya veremos cuánto tarda en ganar la guerra, si es que lo hace. Sin embargo, tienes razón en que sus virtudes están exageradas. No es tan perfecto como Varys dice, pero ahí está la gracia: no importa cómo sea, lo que importa es cómo la gente crea que es.

      Si conquista el Trono de Hierro, pasará a la Historia como el valiente príncipe que se salvó milagrosamente de la muerte y volvió con la espada en la mano, recuperando lo que era suyo y poniendo fin a una sangrienta guerra civil. Un relato épico digno de una canción. Lógicamente, algunos sufrirán por su culpa, ¿pero de esos quién se acuerda?

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s