Guerra y paz. Un análisis político de Daeron, Baelor y Viserys II (t)

Este ensayo fue escrito por Somethinglikealawyer y publicado en Wars and Politics of Ice and Fire el 26 de agosto de 2015.

Sin título

Tras la muerte de Aegon II, subió al trono su sobrino y tocayo Aegon III, cuarto hijo de Rhaenyra. Como gobernante hizo un buen trabajo, teniendo en cuenta que la guerra civil había dejado los Siete Reinos en una situación caótica, pero fue bajo su mandato cuando la Casa Targaryen perdió su mayor fuerza. La Danza se había cobrado las vidas de la mayor parte de los dragones de la familia y los últimos supervivientes murieron en los años venideros. Se especula con que su desaparición pudo no deberse a la naturaleza sino a conspiraciones externas, quizás incluso con la complicidad del propio soberano, que sentía un odio y un miedo inmenso por aquellas bestias, producto del trauma de ser testigo de cómo su madre era devorada viva por el dragón de su tío.

“El melancólico monarca no es recordado con cariño y su legado palidecería ante el de sus dos hijos”.

El Rey Roto, como era conocido, estuvo al frente de un reino roto durante 21 años desde su mayoría de edad. A pesar de la complicada situación con que había tenido que tratar, Aegon III hizo un buen trabajo durante su gestión manteniendo el reino libre de grandes conflictos, sacando la tesorería real a flote y uniendo de nuevo a los Siete Reinos (un logro importante, dado el elevado número de vasallos trepas e instrusos ricos peleándose por el poder y la extinción de los dragones). Sin embargo, el rey Aegon nunca fue amado por sus súbditos por su naturaleza distante y depresiva. Fue una persona competente en su oficio, pero no era capaz de inspirar a la gente de la misma forma que su célebre tocayo El Conquistador. Este carisma que le faltó a él pareció recaer por completo en sus hijos, dos de los individuos más vistosos que se sentaron en el Trono de Hierro.

Sigue leyendo

Anuncios

Semir Gerkhan y Rex, eternos y peligrosos

Los dos forman parte del cuerpo de policía, proceden de países donde se habla alemán (Alemania y Austria), comenzaron sus aventuras a mediados de los años noventa (1996 y 1994) y parecen haber hecho un pacto con el diablo para gozar de una gran longevidad televisiva (uno lleva 21 años en antena y el otro ha estado 17). Pero si hay un aspecto que caracteriza a Semir Gerkhan, protagonista de Alerta Cobra, y al famoso perro Rex es que da igual la cantidad de compañeros que tengan: ninguno se jubilará a su lado.

Sin título
Si te ha tocado ayudar a uno de estos dos, créeme, estás en grave peligro.

Sigue leyendo