Juego de Tronos Temporada 7. Críticas de los episodios 1, 2 y 3

Con varios meses de retraso, por fin tenemos de nuevo Juego de Tronos.

7×01 – Rocadragón

Después de los excitantes trailers previos, este primer episodio me ha parecido un poco flojo. Tras un comienzo potente, con Arya culminando esa venganza sangrienta iniciada en el 6×10, el argumento se ha limitado a mostrarnos dónde están los personajes y qué es lo que tienen intención de hacer por ahora. En resumen, si la serie fuese una partida de ajedrez, “Rocadragón” ha sido el momento en que empiezan a colocar las piezas en su sitio antes de jugar (lo cual no es malo, simplemente cuestión de expectativas).

game_of_thrones_7-1

NORTE

Bran y Meera cruzan el Muro. Sin más. Las consecuencias del regreso del legitimo Señor de Invernalia (que podría acabar con el poder de Sansa y Jon) quedan para más adelante. Eso sí, muy interesante la visión del ejército de los muertos. Si pensábamos que el gran Wun Wun había sido un elemento destructivo importante, resulta que el Rey de la Noche tiene al menos tres gigantes zombificados. A temblar.

En Invernalia, asistimos a un choque entre Jon y Sansa. Está claro que cada uno de ellos tiene su propia idea de lo que debe hacerse. Él perdona a los hijos de los traidores y está centrado en la amenaza de los Caminantes, mientras que ella los hubiera desposeído de sus castillos y preferiría estar más atenta a Cersei Lannister. El problema es que, como le dice Jon, replicarle en público al Rey en el Norte debilita su autoridad y demuestra que la Casa Stark no está unida. Y proyectar debilidad y desunión es lo peor que puede hacerse, sobre todo teniendo una base de apoyos tan volátil (conviene recordar que, exceptuando a los Mormont, los Mazin y los Hornwood, ninguno de los nobles del Norte movió ni un dedo por ellos).

Meñique, por el momento, se dedica a sonreir y a mosconear. Según insinúa, Sansa no es feliz porque no puede mandar y quizás no va desencaminado. Pues si quería ser la jefa, no debió haber permitido que Jon diese todas las órdenes tras la reconquista de Invernalia, no debería haberle cedido voluntariamente los aposentos señoriales y habría sido útil que abriera la boca para recordar a Lyanna Mormont que por derecho el trono del Norte debería ser suyo. En el fondo, yo creo que Sansa no sabe lo que quiere. Socava la autoridad de su “hermano” en una escena y en la siguiente dice que quiere ayudarle, en un momento le compara con Joffrey y en el otro le dice que se le da genial gobernar… En fin, a ver dónde termina esto.

jon-snow-and-sansa-stark-in-dragonstone

Mención especial para El Perro, que ha llegado con Dondarrion y compañía a la posada en la que robó hace tres temporadas, encontrando muertos a los dueños y dándoles una sepultura decente. El cínico matón de Joffrey está mostrando cada vez más sensibilidad y sería irónico que encontrara también la fe en una religión que se basa en el fuego.

SUR

En Desembarco del Rey, Cersei parece bastante tranquila. Nadie diría que ha usurpado el trono tras reventar el equivalente de Poniente a San Pedro del Vaticano (asesinando al representante de los dioses en la tierra, a su nuera, a su tío, a su consuegro, a casi toda la corte y a cientos de ciudadanos inocentes que vivían cerca del septo). Al parecer, la gente ha aceptado que ahora manda ella sin problemas dignos de mención. Vale. Hasta habla de la posibilidad de instaurar una “dinastía que durará mil años”, a pesar de que tiene ya 40 años y se enfrenta a un enemigo que la supera ampliamente.

Sin embargo, como Jaime es consciente de la gravedad de la situación: necesitan aliados si quieren mantenerse en el poder. Obvio pero cierto. Ella responde “¿Crees que escuché a padre durante 40 años sin aprender nada?” (a ver quién es el guapo que le dice que no) y vemos que ha invitado a la corte a Euron Greyjoy,  un personaje que si lo comparas con su homólogo del libro parece poca cosa pero al que le ha llegado la hora de demostrar sus capacidades y de momento da el pego como pirata demente y prepotente.

Tras exponer la situación y soltarle una buena pulla a Jaime el Manco, Euron se ofrece como rey consorte y aliado a cambio de su gran armada. Y a pesar de que a ambos se les echa encima Daenerys, 100.000 dothrakis, 8000 Inmaculados, tres dragones, Dorne y el Dominio y literalmente no tienen más opción que hacer causa común, Cersei declina la oferta porque el flirteo es el flirteo y nunca hay que decir que sí a la primera. Euron lo capta y dice que volverá con un regalo. Estoy seguro de que a la Lannister le encantará.

jaimecersei

En las Tierras de los Ríos, como ya dije, Arya acaba lo que empezó la pasada temporada y tras esconder el cadáver de Walder Frey (supongo que el lugar en el que mató y cocinó a Lothar y Walder Jr., que allí no mira nadie) y ocupar su lugar durante 15 días convoca una nueva comilona a la que están invitados todos los hombres de la Casa Frey, que pierden la vida envenenados. ¡Esto sí que es vengar la Boda Roja y no lo de Jon y Sansa! ¡Y sin la ayuda de nadie!

Ahora bien, es de suponer que Arya también habrá envenenado a toda la guarnición, pues de lo contrario alguien la habría detenido al salir del castillo sin disfraz. Pero aún así la situación en realidad no ha cambiado demasiado. Aunque Jaime diga que los Frey ya no existen, quedan las mujeres y los niños. Bastaría con que el Trono nombre a la mayor de las hijas de Walder nueva Señora de las Tierras de los Ríos y se asegure de que sus tropas (según la wiki había 4000 soldados Frey en el segundo asedio de Aguasdulces) no se dispersen y sigan haciendo lo que se supone que hicieran, aunque su talento sea escaso.

En Antigua, Sam lleva una dinámica de lo más agotadora. Como es el nuevo lo utilizan de chico de los recados, limpiador de habitaciones y letrinas y repartidor de alimentos. Y el pobre además tiene que estudiar por su cuenta en busca de datos que puedan ayudar a la guerra venidera contra los Caminantes Blancos, que nadie cree que existan (y para un archimaestre que lo cree, es de los que piensan que la mejor manera de solucionar un problema es dejar que se solucione solo). Está claro que los maestres de la Ciudadela van a ser de poca ayuda.

Por último, llegamos a la escena que da nombre al capítulo: Daenerys regresa al lugar en el que nació, la isla de Rocadragón, y de la que tuvo que partir siendo un bebé. Vuelve en compañía de un ejército de más de 100.000 guerreros, una flota enorme y el apoyo de dos de los siete reinos. La escena ha sido bien rodada, el paisaje es espectacular y para un lector es hasta cierto punto catártico ver que la Reina Dragón por fin ha dejado atrás los embrollos de Meereen y se dispone a hacer lo que todos esperábamos que hiciera.

john_goodenough_bleeding_stag

Y hablando de dejar atrás, resulta que Rocadragón está abandonado cuando Daenerys llega allí. No queda nadie, ni siquiera el personal de servicio. Al parecer el rey Stannis se marchó con todos sus soldados al Norte y los Lannister, a pesar de tener varios meses para apoderarse de la fortaleza sin resistencia, no le prestaron atención. Ni una cosa ni la otra tiene un ápice de lógica. ¿Quién renunciaría a una fortaleza casi inexpugnable que, además, está a dos pasos de la capital y puede ser un elemento vital a la  hora de atacarla o defenderla?

 

7×02 Bajo la tormenta

Tras la introducción del anterior capítulo, por fin han empezado a pasar cosas.

En Rocadragón, los guionistas se han esforzado porque las cosas parezcan lógicas. Como los lectores de Canción de Hielo y Fuego ya saben, el Varys de los libros es un personaje mucho más siniestro que el de la serie. Utiliza grandes y buenas palabras pero a la hora de la verdad no es más que un intrigante despiadado que socavó a aquellos a quienes servía y usó a Daenerys y Viserys como cortina de humo mientras preparaba el ascenso de su propio candidato al trono. Aquí, sin embargo, es un devoto del pueblo en busca del mejor rey posible. Apoyó a Robert porque era menos malo que Aerys y nunca dio apoyo a los Targaryen (es más, los hubiera matado) hasta que Daenerys se descubrió como una gobernante digna de su apoyo. Ella le agradece la sinceridad, pero le deja bien claro que si en algún momento deja de considerarla “digna” y la traiciona, lo pagará caro.

596669fed43f5

Tampoco está libre de tensión el Consejo Privado alternativo, como demuestra el choque dialéctico de Tyrion y Ellaria. Ella mató a su joven e inocente sobrina y semejante acción tenía por fuerza que salir a colación. Yara Greyjoy insiste en que deberían conquistar la capital cuanto antes, pero Daenerys (aconsejada por su Mano) prefiere no hacerlo para evitar un baño de sangre. De algún modo tenían que justificar que, con semejante fuerza militar, la Reina Dragón no ganase la guerra en un día. Su estrategia pasará por hacerse con Roca Casterly, hogar de Cersei, supongo que como maniobra para hacerle ver que no tiene opción y obligarla a rendirse.

Sin embargo, no atacar de inmediato ha sido un tremendo error. La nueva Reina Loca no ha perdido el tiempo y, por desgracia, a su alrededor todo pierde credibilidad. A pesar de que todo el mundo sabe que ella destruyó el Septo de Baelor (el lugar más santo de los Siete Reinos) y asesinó con ello al Septón Supremo y a Mace Tyrell y sus hijos, Randyll Tarly otros banderizos del Dominio acuden a su llamado. No debían ser muy devotos y tampoco tenerle demasiado aprecio a su señor feudal. Además, ¿no se suponía que Cersei había declarado la guerra al Dominio y Olenna a su vez se había rebelado contra ella? En esa situación, lo lógico es que los vasallos de Altojardín estuviesen preparándose para la batalla, no aceptando invitaciones de su enemiga. En fin. El caso es que, como sospechaba, el padre de Sam va a dejarse tentar por el demonio y cambiará de bando, traicionando a Lady Olenna. Además, Qyburn ha encargado a Construcciones Bardo SA una ballelanza con la que derribar dragones.

Tal vez Arya debería haber seguido adelante con su plan de visitar la Fortaleza Roja y seguir tachando nombres de su lista, aunque quién puede culparla si se acaba de enterar que su familia vuelve a estar al mando del Norte. Lo normal es que los fuese a ver. El reencuentro con su loba, emocionante aunque triste porque el tiempo ha pasado y estas dos han vivido mucho y su relación ya no es la misma que cuando se separaron.

597229610c017

Entre tanto, en Invernalia, Jon recibe un mensaje de Tyrion (que diplomáticamente no ha incluído lo de “tu reina te invita” y “doblar la rodilla”) pidiéndole que una sus fuerzas a las de Daenerys. Aunque el Rey en el Norte se muestra partidario de acudir a la reunión para intentar ganar una aliada poderosa y una montaña de valioso vidriagón, nadie está por la labor de pactar con los Targaryen. Ni siquiera Lyanna Mormont. No es la rebelión que nos prometía el avance, pero indudablemente es un momento muy delicado para Jon, que para variar vuelve a ser públicamente discutido por su hermana. No sé si nombrarla regente en su ausencia es un acierto un error. En cuanto a Meñique, sigue sonriendo, aunque su intento de hacerse el simpático delante de Jon termina con un estrangulamiento que ojalá hubiera sido definitivo. ¿Qué tramará ahora, si es que trama algo?

La Ciudadela vuelve con escenas truculentas. Jorah, deshauciado por el archimaestre, se encuentra en una situación tan desesperada que cuando Sam (un novicio) le dice que va a intentar tratarle con un método alternativo que implica arrancar a lo vivo toda la piel infectada con un estilete, decide aceptar. Luego intentan compensarnos con una escena de desnudos entre Nathalie Emmanuel y Gusano Gris. Gratuito, pero la chica lo merece.

Finalmente, el capítulo nos depara una gran batalla naval. La flota de Euron ataca por sorpresa a la de Yara y ésta es derrotada y capturada, junto a Ellaria y Tyene. Quizás uno pueda preguntarse cómo es que no se dieron cuenta de que tenían al enemigo encima hasta que no empezaron a recibir golpes, pero mejor asumamos que como todas las naves tienen el mismo símbolo del Kraken se confundieron. En cuanto a Euron, admito que no es Joffrey ni es Ramsay, pero hay que reconocerle que cumple como villano sádico y no tiene reparos a la hora de ensuciarse las manos.

Me alegra ver cómo las insufribles Serpientes de Arena reciben su merecido de un modo de lo más irónico (Obara empalada con su propia lanza y Nymeria estrangulada con su látigo). No es difícil adivinar lo que le pasará a Tyene, aunque no hayas leído los spoilers. Una despedida apropiada para unos personajes que hasta este momento solo se habían enfrentado a tipo maniatado, un manco, un mercenario sin ánimo de matar, un inválido en silla de ruedas y dos que les estaban dando la espalda. Enhorabuena, Ellaria. Mataste a una cría inocente, a tu propio cuñado (que tan indulgentemente te trató pese a tu actitud) y a tu sobrino para poder iniciar una guerra. Ya tienes la guerra. ¿Satisfecha?

tatezx5
“¡Dale un beso a tu tío!”

La causa de Daenerys ha sufrido un golpe devastador. Parecía que la invasión sería un paseo militar y en una sola noche se ha quedado sin media flota, sin comandante naval (veremos si Theon logra ocupar su puesto tras su cobarde aunque comprensible huída) y a las usurpadoras bastardas de Dorne (¿significará esto que los dornienses se retirarán?). No ha empezado con buen pie su campaña.

 

 7×03 La justicia de la reina

No ha estado mal el episodio, aunque quien esperase grandes escenas de acción debe haber quedado algo decepcionado. La batalla de Roca Casterly ha terminado siendo intrascendente tanto a nivel estético como argumental y la de Altojardín ha transcurrido fuera de cámara. Habrá que esperar.

game-thrones-7x03-queens-justice_6

En Desembarco del Rey, asistimos al desfile triunfal de Euron Greyjoy, aclamado por la multitud como un héroe. Muy alegres me parecen los habitantes de Desembarco del Rey para estar mandados por una asesina de masas demente y un pirata, pero quién sabe, a lo mejor precisamente por eso se muestran tan contentos. No es bueno cabrear a gente así. El Hijo del Hierro entra en el salón del trono a caballo como si del mismísimo Tywin Lannister se tratara, con la buena fortuna de que su montura no sufre de incontinencia. Ellaria y Tyene Arena son entregas como regalo, Euron vuelve a tocarle las gónadas a Jaime pero más a lo bruto, Cersei da un estimulante discurso y todo es alegría y jolgorio.

Alegría y jolgorio que dan paso a oscuridad, venganza y mucho dolor. Cersei ha ideado el tormento perfecto para la asesina de su hija: envenenar a Tyene delante de ella y dejarlas solas y encadenadas en las mazmorras para que Ellaria vea morir a su primogénita y conviva con el cuerpo en descomposición de la chica hasta el fin de sus días, sin ni siquiera poder despedirse de ella con un abrazo o unas palabras de apoyo. Francamente, a pesar de que odio a las Serpientes de Arena, no he podido evitar sentir lástima por la vengadora desquiciada y la Bad Pussy. Al igual que en el caso de la septa Unella, da igual lo que hayan hecho porque la Reina Loca se venga tan macabramente que acabas olvidándolo.

177641

En Invernalia, Sansa demuestra su buen hacer como gobernante ocupándose de tareas que pueden parecer aburridas pero que son muy necesarias (aprovisionamiento y confección de ropas de abrigo para enfrentar el mortal invierno que se avecina). Bien por ella. Meñique como siempre, mosconeando a ver si por arte de magia pilla cacho. Entonces asistimos a un emotivo reencuentro: Bran reaparece y Sansa le abraza con lágrimas en los ojos, feliz por recuperarlo y dispuesta a cederle Invernalia. Una escena bonita. Por desgracia, el zagal ha vuelto en plan inquietante y carece de por completo tacto. ¿A quién se le ocurre mentarle a su hermana la violación que sufrió a manos de Ramsay? No me extraña que la pobre vuelva se aleje del lugar descompuesta. Muy mal, Bran, muy mal.

En Rocadragón, Melisandre observa cómo Jon desembarca y tras una charla con Varys (¿es cosa mía o al final la amenaza de muerte?) se despide, aunque promete volver algún día. Entre tanto, el Rey en el Norte y la Reina Dragón se reúnen y tenemos un ejemplo claro de lo que ocurre cuando una Mano del Rey se toma demasiadas libertades a la hora de escribir un mensaje. Del “ven a doblar la rodilla” al “ven para que podamos aliarnos contra Cersei” hay un trecho y ninguno de los dos está dispuesto a dar su brazo a torcer. La reunión termina en discusión y Jon es, a todos los efectos, convertido en rehén (Sansa tenía razón, debería haber enviado a un embajador). Port fortuna, Tyrion consigue que Daenerys permite a su huésped extraer todo el vidriagón que quiera en un intento de suavizar las cosas. Eso sí, la reina no se cree ni una sola palabra sobre la amenaza de los Caminantes Blancos.

177559

Y, a decir verdad, tiene cosas más importantes de las que preocuparse. Hablando en plata, su invasión va de puto culo. Si en el episodio anterior perdió media flota y Dorne, ahora ha perdido la otra mitad de la flota, el Dominio y sus tropas essosis han quedado varadas en un continente hostil. Como Susana Díaz, parecía que la dragona iba a arrasar y se ha llevado la hostia padre. Yo despediría en el acto a Tyrion. Menudo estratega está hecho. Subirse en Drogon y achicharrar la Fortaleza Roja hasta los cimientos hubiera sido más efectivo, por mucho riesgo que hubiera de que la hirieran o mataran en el proceso. El hecho de que los Lannister hayan abandonado Roca Casterly no me cuadra. Por muy arruinado que esté, es su asentamiento ancestral, su símbolo. No los llaman “leones de la Roca” por casualidad. Pero, en fin, les ha funcionado. Una nueva derrota para los Targaryen y ya van tres.

Mención especial para Olenna Tyrell, que pese a aparecer vencida y siendo empujada al suicidio saca fuerzas de flaqueza para marcharse diciendo la última palabra. DEP.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s