Juego de Tronos Temporada 7. Críticas de los episodios 4, 5 y 6

Entramos en el ecuador de la serie y Poniente sigue inmerso en la guerra por el Trono de Hierro mientras la verdadera amenaza sigue esperando el momento de atacar.

7×04 – Botines de guerra

juego-tronos_1050505063_8810740_1020x574

Empezaré hablando de Meñique, al que francamente veo muerto antes de que termine la temporada. Como villano, está para el desguace. Se limita a revolotear alrededor de una Sansa que a duras penas le soporta y todos sus intentos de congraciarse con los Stark le salen mal. Sin ir más lejos, Bran ha dejado claro que sabe bastante sobre él y si no lo dice es, creo, porque todo debe ocurrir a su debido tiempo. La nueva faceta mística de Bran ha quedado consolidada. Como Meera afirma, el chico al que conocía murió en la cueva. En cierto modo recuerda casi a cómo GRRM deconstruye las historias clásicas en las que después de la dura y sufrida aventura llega una “recompensa”, ya sea en forma de gran amistad, romance o felicidad por el deber cumplido. Aquí no será el caso.

El regreso de Arya a Invernalia y el reencuentro definitivo de los hijos de Ned Stark (Jon no cuenta) ha estado bien, algo contagiado de la frialdad del Nuevo Bran pero era de esperar, teniendo en cuenta lo que han vivido estos tres personajes. La verdad es que ha debido ser extraño para Sansa ver a su hermanito convertido en un místico visionario inaccesible y a su hermanita hecha toda una máquina de matar, como queda claro en su duelo con Brienne, versión femenina del enfrentamiento entre Oberyn y La Montaña en el que las florituras de la Stark estaban un poco de más. Eso sí, el herrero que forjó Aguja debería estar vivo para ver con orgullo cómo su fina espada normal da la batalla contra el espadón de acero valyrio manejado por la doncella de Tarth.

178482
“Dime que el escultor no eligió de modelo a un actor de teatro de Braavos”.

En Rocadragón, Jon sigue explorando la montaña de vidriagón cuando se encuentra con unas pinturas y grabados milenarios realizados por los Niños del Bosque, en los que se habla de la Guerra por el Amanecer que se libró contra los Caminantes Blancos. Lleva a Daenerys a verlos (entrar con Jon a una cueva es garantía de que algo pasará entre estos dos) y parece impactarla, aunque la Reina Dragón sigue insistiendo en que el Norte debe reconocerla como soberana, haciendo un guiño a la escena en la que el propio Jon trató de convencer a Mance Ryder de que se arrodillara por el bien de su pueblo. Eso sí, como la persona ante quien Mance debía arrodillarse era Stannis su decisión de no hacerlo fue retratada positivamente. Ahora resulta que si cambias a Stannis por Dany la cosa ya es diferente.

Las noticias de lo ocurrido en Roca Casterly hacen que Daenerys pierda la paciencia con sus consejeros. Ir de buena por la vida le ha hecho perder más de la mitad de su ejército, de manera que ahora quiere fundir la Fortaleza Roja con sus dragones. Tyrion intenta convencerla de que no lo haga, pero el crédito de la Mano está tan gastado que al final la Targaryen acaba pidiendo consejo al Rey en el Norte (un rehén). Jon comparte la postura de Tyrion de no hacer matanzas de civiles inocentes en ciudades y castillos. Pero no dijo nada de no achicharrar ejércitos y precisamente hay uno muy expuesto a dos pasos.

178457
“¿Es un pájaro? ¿Es un avión?”

En el Dominio, Jaime, Bronn y los Tarly han depositado ya el oro robado de Altojardín en la capital, con lo que Cersei podrá pagar la deuda con el Banco de Hierro y hasta hacerse con los servicios de la Compañía Dorada (otro guiño a los libros que, como lo del maestre Pylos, no creo que pase de ahí), pero todavía quedan muchos carromatos de comida que escoltar. Randyll Tarly demuestra todavía más lo cabrón que es colaborando en el saqueo de su propia tierra y pidiendo que se azote a los soldados rezagados (su cara de desilusión cuando le dicen que primero les aperciba deja claro que le gusta azotar, como los IPods futurista de Los Simpson). Incluso su hijo R… Dickon, con lo grande que es, tiene miedo de decir algo que le decepcione.

A todo esto, Bronn está muy cabreado porque sigue sin recibir el castillo y la esposa que le prometieron en la temporada 5 a cambio de sus servicios. O mejor dicho, el castillo y la esposa que le prometieron como compensación por haberle quitado los que ya le habían dado como pago por traicionar a Tyrion. Yo ya me hubiera ido, porque estos Lannister no son de fiar, pero Bronn sigue al pie del cañón dando lo mejor de sí. Es él quien se da cuenta de la que se les viene encima con su oído prodigioso.

tumblr_ouami7q7kw1vr719go4_540

Docenas de miles de aullantes guerreros Dothrakis se lanzan contra el ejército Lannister empuñando sus arakhs. Jaime y Randyll preparan a sus tropas para resistir el envite del enemigo y tal vez hubieran tenido una oportunidad de ganar (los Inmaculados ganaron su reputación conteniendo una gran carga dothraki de la misma forma siglos atrás) de no ser por el factor dragón. En cuanto la silueta de Drogon aparece en el horizonte, Jaime sabe que van a perder. Las bocanadas de fuego de la bestia, el miedo y el empuje de los dothrakis abren brechas en la formación de batalla dejando a su paso un rastro de gritos, muerte y ceniza. El destrozo es total. No se libran ni los suministros (no capturarlos ha sido una muy mala decisión, por mucho que si los dothrakis no estaban en condiciones de tomarlos eso fuese mejor que no los aprovechase el enemigo).

Eso sí, la Casa Targaryen a punto está de perder la guerra cuando Bronn hiere Drogon en un ala con la ballelanza y le fuerza a aterrizar, momento en que Jaime carga a lo loco hacia él para asesinar a Daenerys. El “manco idiota” tiene la suerte de vivir para contarlo gracias a que Bronn lo aparte del camino y juntos caen al río. Un gesto muy noble el del mercenario, aunque prefiero pensar que lo hace porque aún no ha cobrado.

 

7×05 – Guardiaoriente

El quinto episodio se inicia con un suceso totalmente inesperado: Jaime Lannister logra salir con vida del río, gracias a Bronn. Tras su fallido intento de alcanzar el apodo de “El Matarreinas”, el esbirro de Cersei se da cuenta de que hasta la fecha han tenido mucha suerte pero que en cuanto a la Madres de Dragones se le hinchen las narices y deje suelta a su monstruosa prole la cosa se pondrá muy fea. Sin embargo, su hermana no atiende a razones y está dispuesta a resistir hasta el final. Jaime saca a colación que no fue Tyrion el que dio muerte a Joffrey sino que fue la Reina de las Espinas, pero a la Reina Loca eso no hace sino cabrearla más. Debió decirle que decapitó a Olenna cuando confesó y así la habría calmado. Total, ¿quién quedaba para desmentirlo?

178515

Mientras, en el campo de batalla calcinado Daenerys congrega a los supervivientes bajo la sombra de su dragón y les dice que todo lo que les han contado sobre ella son falacias, que si ha venido a los Siete Reinos es para “romper la rueda” y edificar un mundo mejor. Y lo primero es dar al pueblo el derecho de elegir entre arrodillarse o morir. La gran mayoría de los prisioneros doblan la rodilla, pero algunos no lo hacen y el más relevante de todos, Lord Tarly, es llamado a capítulo. El tozudo señor de Colina Cuerno afirma que su reina es Cersei: “Mató a mi señor feudal y a sus hijos, llevó a mi rey al suicidio, explotó el Septo de Baelor y mató a mi líder religioso, ha dejado mi región sin comida para poder alimentar a los de la capital… Pero nació aquí y se ha criado aquí y eso hace que sea mil veces preferible que vos, forastera”.

Tyrion intenta evitar más muertes proponiendo que Tarly sea enviado al Muro, pero él se niega. Daenerys lo sentencia a muerte por fuego y su hijo Dickon decide compartir su misma suerte, pese a que Randyll le indica que se arrodille. Sacrificarse por un padre así de bestia, racista y codicioso parece estúpido, pero si él lo ama de todos modos no se le puede culpar. Dracarys mediante, los dos Tarly acaban convertidos en ceniza, para gran consternación de la Mano de la Reina, quien sufre una crisis de fe que Varys aplaca sugiriendo que lo mejor es introducir a Jon Nieve en la pandilla a ver si ejerce como elemento tranquilizador de la furia draconiana. De momento Drogon parece haberle tomado cariño al “bastardo” de Ned Stark. Pero ya no es el único norteño en la corte Targaryen. Jorah Mormont regresa curado junto a su reina y señora, quien le recibe afectuosamente. ¿Detecto celos de cierto Rey en el Norte?

178426

Y hablando del Norte, Bran visualiza al ejército zombi del Rey de la Noche, que se dirige a Guardiaoriente, tras lo cual envía un mensaje de advertencia a la Ciudadela (donde queda claro que los maestres no se creen absolutamente nada, Slughorn el primero, visto lo cual no me extraña que Sam se largue) y a Rocadragón. Este último sí logra algo: Jon decide que realizará una incursión suicida por esa región y se traerá a un espectro como prueba de que se acerca el apocalipsis, a ver si así Cersei y Daenerys se avienen a negociar. Daenerys no está muy convencida, pero después de que le hagan ver que es de mal gusto retener a un invitado que te dio un voto de confianza al ir a verte, acepta.

Tyrion y Davos se cuelan en Desembarco del Rey y, con la ayuda de Bronn, El Gnomo se reúne con su hermano, informándole de lo que pasa y va a pasar. Eso sí, las intenciones de Cersei de pactar son menos que cero. Parece que ¡por fin! Jaime se está dando cuenta de lo loca y cabrona que es. Esperemos que su sugerencia de castigar a Bronn se quede ahí. Mientras, el Caballero de la Cebolla de repente intuye que Gendry está en la ciudad, lo encuentra y lo recluta para la causa por razones X. Es curioso que, tras dejar de remar, el hijo bastardo de Robert regresase al lugar del que tuvo que escapar para no morir y ahora su nuevo destino sea otro sitio donde intentaron asesinarle, si bien no por mucho tiempo, ya que enseguida parte hacia el Muro con Jon, Davos y Jorah.

177004

En Invernalia, Lord Royce y Lord Glover se quejan de la prolongada ausencia de Jon y se muestran partidarios de coronar a Sansa (el por qué no lo hicieron en su momento es un misterio que sigo sin comprender). Ella les calla la boca negándose a seguir ese camino, pero Arya cree que no ha sido lo suficientemente contundente y le dice que eso se debe a que, en el fondo, quiere usurpar el trono de su medio-hermano. En mi opinión, realizar una acusación semejante contra tu propia hermana de buenas a primeras me parece un tanto exagerado, pero sus posteriores investigaciones demuestran que Meñique, Royce y Glover andan metidos en algún chanchullo. Es agradable ver a Petyr haciendo algo, que ya cansaba tanto merodear a la pelirroja y recibir (merecidos) desprecios. ¿Qué estará tramando? De momento Arya parece haber caído en una trampa.

Y finalmente llegamos al lugar que da nombre al capítulo. Jon y sus magníficos se reúnen con Tormund para preparar la expedición, pero todavía faltan algunos compañeros más para alcanzar el número correcto de participantes. Resulta que Sandor Clegane, Thoros de Myr y Beric Dondarrion están en las mazmorras del castillo (no me extraña porque ni Tormund ni El Perro son expertos en diplomacia, seguro que el encuentro fue pa’ verlo) y deciden unirse al grupo, que para algo han ido a contribuir a la Guerra por el Amancer. Todos juntos se adentran en la niebla y hasta la semana que viene.

 

7×06 – Más Allá del Muro

La séptima temporada de Juego de Tronos se acerca a su desenlace y las cosas se ponen complicadas para los héroes. Realmente complicadas.

more-like-blue-eyes-wight-dragon.png

En Invernalia, el burdo truco de Meñique logra que Arya llegue a la conclusión de que su hermana colaboró con los Lannister en el derrocamiento y muerte de su padre. Las dos Stark tienen un tenso encuentro y, francamente, estoy del lado de la pelirroja. ¿Acaso la pequeña loba ignora que Sansa era una prisionera política sin habilidades marciales a la que sería fácil intimidar? Arya tiene una visión del mundo en blanco y negro, donde ante los enemigos no tienes más opción que matar o ser matado y, si no, eres un traidor. Su falta de comprensión y empatía resulta alarmante. Yo no digo que su hermana no pueda tener ambición de poder, pero de ahí a verla orquestando una conspiración va un trecho.

Como es lógico, Sansa tiene miedo de esta desconocida que la amenaza con publicar su mini-WikiLeaks (algo que provocaría que los “malditos veletas” que la rodean le den la espalda y el reinado de Jon el Ausente se venga abajo) y Baelish aprovecha para hacerse el imprescindible. Su sugerencia de que Brienne podría interceder si una de las hijas de Cat intentase dañar a la otra es seguida por una escena en la que Sansa manda lejos a la Matarreyes de Tarth. ¿Acaso quiere impedir que, si su hermanita hace algo contra ella, alguien esté ahí para evitar que los guardias la maten? O viceversa, que Arya la utilice en su contra. No está muy claro, pero entre eso y el inquietante “juego de los rostros”, muy mal rollo da esta trama.

Game of Thrones Season 7 Episode 6
“Dime, Sansa. ¿Cuál es tu película de terror favorita?”

En Rocadragón, Daenerys y Tyrion conversan sobre lo que pasará cuando se reúnan con Cersei, tocan el tema de los Tarly (entiendo que Tyrion diga que debió ser más clemente, pero después de haber dicho el “arrodillaos o morid” no había otro modo de responder a la rebeldía de Lord Randyll, aunque yo lo hubiera decapitado en vez de quemarlo) y sale a la palestra el tema de la sucesión. La Mano de la Reina sugiere que su sucesor lo sea por elección (¿o se está postulando con disimulo?), pero una indignada Daenerys zanja el asunto afirmando que es tontería preocuparse, siendo que aún no tiene la corona.

Más allá del Muro, los Siete Magníficos (AKA Escuadrón Suicida, aunque sabes que no lo será tanto cuando ves que de pronto les acompañan seis extras) recorren las hermosas nevadas y gélidas estepas con el peligro mortal acechando en cada esquina, aunque hay momentos para el recuerdo (cuando Jon le devuelve a Jorah la espada de su padre y éste se niega a aceptarla porque ahora es suya… y de sus hijos) y hasta la comedia (impagable la reacción de El Perro cuando se entera de quién acapara los sueños de Tormund y el pobre Gendry, al que nadie toma en serio). Las conversaciones entre los expedicionarios, aunque en algunos casos se fuerce la conexión entre ellos, son entretenidas. Y por fin se dice que Mace debió haberse arrodillado ante el rey Stannis y no lo hizo por orgullo.

Muchos nos temíamos que esta expedición se cobrara la vida de un buen número de personajes, pero finalmente los únicos miembros del grupo que se han ido al otro barrio han sido Thoros de Myr (víctima del ataque de un oso nada amoroso) y los seis “camisas rojas”. Ah, y Benjen Stark, que volvió a aparecer por arte de magia para salvar la vida a un sobrino con serios problemas de expresividad. Por desgracia, esta vez hacer de Deus ex Machina viviente le acabó costando el cuello. Eso sí, los combates contra el ejército de los muertos han estado muy logrados e impresionantes, tanto que les perdonas la gran rapidez y sentido de la orientación de Gendry para volver al castillo y el hecho de que, mira por donde, cuando matan al Caminante Blanco todos sus escasos lacayos zombis la palmen menos uno, justo lo que necesitaban.

180081
“Ven conmigo si quieres vivir”.

Pero la gran pérdida del capítulo ha sido la de Viserion. Cuando Jon Nieve y sus compadres iban a ser superados por las hordas de muertos vivientes, Daenerys y sus tres monstruosos hijos hicieron acto de presencia achicharrando a cuanto zombi se les ponía por delante. Todo parecía ir bien: los dragones vapuleaban sin problemas a las hordas del mal y el Escuadrón Suicida y su cadavérico prisionero se montaban en Drogon, que los llevaría a un lugar seguro. Parecía que la victoria sería clara y contundente, mas se convirtió de pronto en derrota cuando el vil Rey de la Noche demostró sus habilidosas dotes como lanzador de jabalina y se llevó por delante la vida del joven dragón, que al final del episodio es incorporado a sus huestes de putrefactos peones de ojos azules (¡qué previsores son los Caminantes Blancos, que tenían a manos un kilómetro de cadenas y supongo que trajes de buzo anti-humedades para que algunos espectros bajasen al lago y las atasen al cuerpo del dragón).

En mi opinión, se han pasado un poco con la manera de cargarse a Viserion. Me hubiera gustado más que los Caminantes le mataran con algún tipo de máquina hecha de hielo (y que tuvieran muchas), porque eso de que el Rey de la Noche pueda cargarse a semejante bicharraco él solo con una lanza, así sin más… Ya que estaba, ¿por qué no hizo más intentos de cargarse a Drogon y Rhaegel? Los tuvo a tiro durante un buen rato.

nights-king
“Mis lanzas no son baratas de producir”

La verdad es que estoy de acuerdo con Jon en que no deberían de haberse embarcado en esa misión. Después de todo, aunque han encontrado lo que estaban buscando, no veo a Cersei implicándose en serio en la Guerra por el Amanecer por mucho muerto viviente que le presenten (la muy ladina es bien capaz de dejar que sus rivales apechuguen solos con el problema para después ir contra ellos). Y, aunque lo hiciera, la aportación de sus tropas no puede compararse con la de un dragón, un arma nuclear viviente que ahora está en manos del enemigo. Gracias a ellos, el Rey de la Noche podrá destruir el Muro que le separaba de la humanidad y desatar el apocalipsis. ¿No hubiera sido más sencillo llevar a algún criminal al otro lado del Muro, ejecutarlo, esperar a que se zombificara y luego traerlo de vuelta?

Al menos el Jonerys está más que a punto, como vemos en la escena del barco (porque él estaba convaleciente y ella de luto, que si no…), aunque no sé si a muchos esto les servirá de consuelo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s