Juego de Tronos. Crítica del episodio 7×07

Juego de Tronos despide su séptima temporada dejando todas las piezas preparadas para el inicio de la Guerra por el Amanecer y la segunda Larga Noche, aunque más larga será la espera para quienes la seguimos, pues parece que la emisión no se reanudará hasta el año 2019 (crucemos los dedos para que ese año en blanco sea para que George RR Martin termine y publique Vientos de Invierno).

got_throne

El Lobo y el Dragón

Inmaculados y Dothrakis rodean Desembarco del Rey, aunque claramente como un acto de presión simbólico (porque sin máquinas de asedio o catapultas y siendo la mayoría de ellos caballería el ataque a la capital sería infructuoso). En las ruinas de Pozodragón, los líderes de los dos bandos en conflicto se reúnen para asistir a la exhibición del espectro traído desde más allá del Muro. Cómo no, las reinas se presentan las últimas para que se note quién manda (primero llega Cersei y luego Daenerys con sus dos dragones). El Perro libera al zombi y éste, consciente de que es su gran momento, ataca a la Lannister con furia pero es detenido. Mala idea, debieron haberle dejado seguir. Como no le permiten ir a por la rubia, se vuelve contra su captor y aunque Sandor lo corta en varios pedazos no se rinde. Jon, concluyendo el espectáculo, lo liquida con vidriagón.

Euron dice que los zombis le dan miedo y que se vuelve a sus islas. Total, los muertos no saben nadar. Por el contrario, Cersei parece receptiva y afirma que hay que centrarse en el auténtico enemigo y que aceptará firmar la tregua, aunque a cambio exige que el Rey en el Norte prometa mantenerse al margen cuando se reanude la lucha por el trono. Él le responde que ya ha jurado lealtad a Daenerys, con lo que la reunión acaba sin acuerdo. Tras la mediación de Jaime y una extremadamente incómoda visita de Tyrion, parece que la Reina Loca accede a unirse a la Coalición contra los Caminantes Blancos.

20170821110846_1503873443_asset_still
“Vale. Me uno a vosotros. Lo juro por mi angelical sonrisa”.

Todo parece ir bien. La humanidad se ha unido, Daenerys y compañía parten hacia las frías tierras norteñas, Theon encuentra inspiración en la honorabilidad pura de Jon y saca fuerzas para reclamar el respeto de sus escasos compatriotas y acudir al rescate de su hermana Yara. Sin embargo, todo era mentira. Cersei no tuvo nunca la intención de colaborar y Euron en realidad está viajando a Essos para traer a la Compañía Dorada. Su idea es simple: si Daenerys gana, quedará debilitada y podrá aplastarla (el haber ido allí con los dos dragones ha provocado que se note la ausencia del tercero). Y si no gana, pues ya se las verá con el Rey de la Noche. Egoísta pero coherente. No obstante, Jaime (que podrá ser un perro faldero pero tiene algo de honradez), no traga con esta fantochada y se marcha al Norte solo. En resumen, la idea de llevar un zombi a Desembarco del Rey para convencer a la Lannister de la necesidad de pactar fue una estupidez improductiva y altamente contraproducente.

En Invernalia, Meñique saca a pasear de nuevo su cada vez más insustancial verborrea con el fin de inculcarle a Sansa la idea de que Arya es un peligro latente e inestable que debería ser neutralizado lo más pronto posible, por el bien del reino y de su Casa. Parece haber tenido éxito y poco después la pequeña Mujer sin Rostro es escoltada al salón principal, donde todo parece indicar que Sansa y Bran van juzgarla. Desgraciadamente para Baelish, resulta que el juzgado va a ser él. Se le acusa de los asesinatos de Jon Arryn y Lysa Tully, así como de traicionar y propiciar la muerte de Ned Stark y provocar que la Guerra de los Cinco Reyes estallara.

tmg-article_default_mobile
“Quiero ir con mi mami.”

El señor de Harrenhal y Lord Protector del Valle niega estas acusaciones, intenta justificar sus actos con mentiras, apela a Sansa, intenta usar su posición para obtener la ayuda de Lord Royce (que, como es lógico, pasa) y finalmente deja caer con gran estruendo su pérfida y sibilina máscara y se pone de rodillas mendigando clemencia, sin éxito. Es gratificante ver a semejante bastardo recibiendo su merecido, aunque fuese gracias a un vidente sobrenatural (con el que debería haber contado, pues ya sabía que era una amenaza). No creo que Sansa y Arya estuviesen fingiendo todo el tiempo, dado que si fuese así carecerían de sentido sus escenas de discusión en privado, de modo que tuvo que ser Bran quien interviniese para detener la trifulca y contarles la verdad.

Hablando de Bran, yo creía que el inexpresivo Cuervo de Tres Ojos 2.0 sabía todo lo que va a pasar y que su misión era intervenir sólo para que las cosas salgan como deben salir. Así, incluso la pérdida de Viserion sería un sacrificio necesario para el triunfo final. Pero me ha hecho dudar ver cómo el recién llegado Sam Tarly conoce un dato que él, con toda su verdevidencia, no tenía: que Rhaegar y Lyanna se casaron y que por lo tanto Jon es el heredero legítimo al trono y se llama Aegon Targaryen.

Game-of-Thrones-Rhaegar-Lyanna
“¡Largo, Viserys. Tu contrato acabó hace 6 años!”.

Esto me repatea bastante. No es en absoluto creíble que el Septón Supremo (máxima autoridad religiosa de Poniente) viajase de incógnito a Dorne, anulase el matrimonio del príncipe heredero (lo que implicaba desheredar a sus hijos previos) sin aparentes razones válidas, lo casase con la prometida de otro hombre, consignase todo esto en su diario privado y nadie se diese cuenta en 20 años. Además, Bran demuestra muy poca comprensión de la política cuando afirma que la rebelión se basó en una mentira: el “rapto” de Lyanna puso la cerilla, pero quien la encendió fue el Rey Loco con los brutales asesinatos de Rickard y Brandon Stark, sin los cuales no hubiera habido rebelión alguna.

Y lo de “Aegon” ha sido la puntilla: Rhaegar ya tenía un hijo llamado Aegon, que vivía con su madre Elia Martell y su hermana Rhaenys en la capital. No tiene sentido que aceptase llamarle así, a no ser que fuese tan insensible como para pensar que este hijo borraba al otro. Si querían un nombre Targaryen resonante podrían haberle llamado “Aemon”, por ejemplo, lo cual hubiera sido un buen guiño al viejo maestre. La única explicación es que Lyanna eligió dicho nombre tras conocer la muerte de Rhaegar y sus otros hijos, aunque si fue así sigue pareciéndome un acto bastante feo robarle el nombre a alguien así por las buenas.

daenerys-targaryen-and-emilia-clarke-1048416
“Hola, majestad, pasaba por aquí y…”

Pero, en fin, sea cual sea su nombre Jon es todo un dragón y como tal lleva el incesto en la sangre (su idea de viajar junto a la Reina Dragón en barco, en vez de ir por separado, no era en balde). Durante el trayecto, decide que lo mejor antes de enfrentarse al frío es disfrutar de poco de calor y su hermosa tía no puede estar más de acuerdo cuando le ve entrar en su camarote. Jonerys es ya una realidad inapelable y por lo que parece Tyrion no está muy contento por ello, quizás porque también está enamorado de su señora o porque este romance le aleja de la sucesión (la explicación oficial de que El Gnomo cree que el amor es perjudicial para el reino carece a mi juicio de sentido, ¿qué más da que los líderes que van a evitar el apocalipsis estén enamorados?).

El episodio se cierra con una escena de lo más impactante. El Rey de la Noche, a lomos de Viserion, desata una tormenta de fuego helado contra el Muro y abre una enorme brecha por la que penetra el ejército de los muertos. Ocho milenios de barrera protectora para la humanidad destruidos en cinco minutos. Los Siete Reinos se enfrentan al apocalipsis y nosotros a dos años sin Juego de Tronos. Que a ambos nos sea leve.

Reflexiones y teorías

¿Quién nos lo iba a decir hace un año? Cersei Lannister, la usurpadora asesina de masas a la que todo el mundo despreciaba y que se enfrentaba a una enorme coalición formada por Dorne, el Dominio, media Flota del Hierro, cien mil dothrakis, ocho mil Inmaculados y tres dragones grandes como castillos ha terminado sobreviviendo a la temporada 7 y todo indica que se convertirá en la villana última de la serie, pues aunque el Ejército de los Muertos sea derrotado ella y sus 20.000 mercenarios seguirán interponiéndose entre Daenerys / Jon y el Trono de Hierro.

Naturalmente, esta milagrosa supervivencia no hubiera resultado posible sin que los guionistas volviesen a recurrir al tópico de que los buenos son tontos. Daenerys podría haber hecho estallar la Fortaleza Roja fácilmente o haber atacado Desembarco del Rey, terminando la guerra en un santiamén, pero en lugar de eso optó primero por una estrategia dilatoria repleta de errores (como hacer que Yara, Ellaria y Olenna acudiesen en persona a Rocadragón en vez de comunicarse con ellas por mensajería o mediante un embajador, exponiéndose de este modo a ser capturadas o a que alguien las traicionase en su ausencia) y luego por intentar negociar de buena fe con los Lannister, a pesar de que claramente no era buena idea.

maxresdefault

Había leído que en este episodio veríamos una escena en la que la Lannister sufría un aborto, pero al final no ha sido así. Es posible que rodaran la escena pero decidieran que lo mejor es reservarla para la próxima temporada, lo cual no me extraña. Si recordamos la profecía de Maggy la Rana, del vientre de Cersei no saldrán más de tres hijos, todos se irán al otro mundo y finalmente una reina más joven le arrebatará todo lo que aprecia. Esta parte de la profecía sigue sin cumplirse y nos anticipa como acabará todo. Daenerys será esa reina más joven, vencerá al Rey de la Noche y finalmente acabará con la efímera dinastía Lannister (aunque las pérdidas sufridas y las dificultades a las que tendrá que hacer frente luego harían que el final fuese “agridulce”, como adelantó Martin).

O quizá hubiese un giro final sorpresa. Daenerys podría perder la vida salvando a la raza humana y Sansa asumiría el liderazgo de la coalición, dirigiéndose a Desembarco del Rey para vengarse de Cersei por su traición, ya fuese como esposa de Jon o como su sucesora al frente del Norte si él también muriese en la Guerra por el Amanecer. En todo caso, sea Daenerys o Sansa quien la tumbe, el final de la Leona de la Roca está escrito y el destino, como tristemente aprendió MacBeth, es algo contra lo que no se puede luchar.

your-future-sucks1

 

Anuncios

2 respuestas a “Juego de Tronos. Crítica del episodio 7×07

    • Lo he comprobado y sí que lo mencionan. Por ejemplo en el episodio 3×04, cuando El Perro es llevado ante la Hermandad sin Estandartes para ser juzgado, Thoros de Myr habla de los príncipes asesinados “Aegon y Rhaenys”. Y hay un artículo en la wiki de la serie que habla de él, así que existe en ambos universos.

      El problema que le veo al nombre es que si lo decidieron ella y Rhaegar, fue un desprecio tremendo por parte de él hacia el hijo al que acababa de desheredar. Y si fue Lyanna quien decidió llamarle así tras enterarse de que su marido, su ex-esposa Elia y sus hijos habían muerto, no veo por qué homenajeó al pequeño Aegon cuando podría haber recordado a su amado Rhaegar, a su padre Rickard o a su hermano Brandon (que murieron intentando sacarla de lo que pensaban que era un secuestro).

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s