Meñique, Sansa y los Bolton: radiografía de un disparate

Cuando comenzaron a circular los primeros spoilers de la quinta temporada de Juego de Tronos, estoy seguro de que muchos pensaron que eran falsos. Al menos yo pensé que lo eran. ¿Sansa abandonando la seguridad que le ofrecía el Valle para casarse con Ramsay, el hijo del hombre que asesinó a su hermano y un monstruo por derecho propio? ¿Sansa, recién elevada al rango de aprendiz de jugadora, transformada en la pobre Jeyne Poole? No, no podía ser posible. Pero pronto vi que me equivocaba.

fotonoticia_20150518113231_800

Era verdad que Ramsay y Sansa se iban a convertir en marido y mujer. Y todo por culpa de Petyr Baelish, un personaje que ya en la anterior temporada había demostrado una alarmante pérdida de facultades y que en esta confirmó que había dejado de ser el gran conspirador que una vez fue. La cuestión es ¿por qué Meñique hizo esto? ¿Qué pretendía ganar? ¿Qué sentido tiene?

Operación Falso Amigo II

Al parecer, poco tiempo después de que Sansa le salvase de ser acusado de la muerte de Lysa Arryn, Meñique tuvo una brillante idea y se puso en contacto con Roose Bolton para hacerle una sorprendente proposición: él le entregaría a la última Stark superviviente y, a cambio, ambos formarían una alianza y se rebelarían juntos contra el Trono de Hierro en un futuro cercano. Naturalmente, todo era una sucia mentira. Nada más dejar a Sansa en Invernalia, Baelish volvería corriendo a la capital, comunicaría a Cersei que el nuevo Guardián del Norte daba asilo a la asesina de su hijo y se ofrecería como voluntario para castigarle.

De este modo, Meñique podría movilizar a los caballeros del Valle sin que nadie hiciera preguntas, aplastar a los Bolton (que sin duda habrían quedado debilitados tras derrotar a Stannis), agrupar a los señores norteños en torno a Sansa y finalmente rebelarse contra la Corona. Y cuando eso ocurriera, los Lannister y los Tyrell estarían tan ocupados en sus luchas intestinas (alentadas por el propio Meñique, que fue quien ayudó a Cersei a hallar un testigo de la homosexualidad de Loras) que tardarían un largo tiempo en reaccionar.

anigif_enhanced-4259-1402410964-28

En apariencia, este plan tiene sentido y es astuto. Después del terrible error que cometió al empujar a Lysa al vacío, da la impresión de que ha vuelto el Meñique de la primera época, el que volvía a grandes Casas unas contra otras mientras sacaba beneficio del caos resultante. Sin embargo, cuando lo analizas a fondo, ves que el personaje insensato que apareció en el episodio 4×07 nunca se fue. Su complot es un completo desastre y en este artículo intentaré explicar por qué debió haber fallado y muerto varias veces.

La conjura de los necios

De entrada, ningún conspirador competente asumiría tantos riesgos. ¿No podía ganarse la confianza de los Bolton de otro modo que no fuera entregándoles a Sansa (a la que no convenía sacar de su escondite porque la Corona había puesto precio a su cabeza)? ¿No habría sido más prudente informarse sobre la clase de gente a la cual estaba confiando a su “futura reina consorte”? Y no sólo la arriesgaba a ella, también a sí mismo. Como lo que estaba haciendo llegase a oídos de los Lannister, se podía dar por muerto. Y lo lógico hubiera sido que fuese Lord Bolton quien le delatara.

¿Por qué Roose debió traicionarle?

No es que el ofrecimiento de Meñique careciese de ventajas. Roose Bolton tenía el Norte, pero todo el mundo sabía que lo había ganado traicionando a su rey y matándolo con sus propias manos. De momento sus nuevos vasallos se mostraban sumisos, por miedo o por pragmatismo, e incluso le pagaban tributos (siempre que enviase a un numeroso grupo de soldados a reclamarlos), pero ninguno de ellos le había jurado lealtad. Casar a Ramsay con Sansa haría que la legitimidad de los Stark se transfiriese a los Bolton, como la de los Durrandon pasó a los Baratheon tras la boda de Orys y Argella. Así, los nietos de Roose lo serían también de Eddard Stark y nadie discutiría su derecho a gobernar.

No obstante, tras este aparente regalo en forma de doncella casadera de valioso apellido se escondían una serie de peligros e incertidumbres que deberían haber hecho que Lord Bolton se lo pensara dos veces antes de aceptarla como huésped y próxima nuera. No en vano, se estaba jugando todo lo que había conseguido en la Guerra de los Cinco Reyes, lo que tenía antes y su propia vida.

House_Bolton_Season_5_promo_pic

Para empezar, había muchas formas de que el matrimonio no tuviese el efecto deseado. Si los norteños creían que Sansa había sido secuestrada y forzada a dar el “sí, quiero”, tal vez en lugar de unirse a los Bolton los despreciasen más. También estaba el detalle de que la novia ya estaba casada: aunque Meñique dijese que al negarse Tyrion a consumar Sansa “no está legalmente casada” (¿no hace falta permiso de una autoridad eclesiástica para anular una boda religiosa?), la gente podría creer que en realidad no era virgen y en ese caso la unión con El Gnomo seguiría vigente. Y luego está el tema de la lealtad del Norte a los Stark, que en la serie no existe. Es cierto que Roose no podía saber hasta qué punto se habían desestarkizado sus paisanos tras la Boda Roja, pero sabía seguro que le odiaban y si no se rebelaban contra él era porque eran demasiado débiles o demasiado cobardes. Y nadie quiere tener aliados así cuando las cosas se pueden poner feas.

Porque las cosas se podían poner muy feas. Lord Bolton era perfectamente consciente de que, en cuanto la noticia de que Ramsay y Sansa se habían casado llegara a Desembarco del Rey, los Lannister montarían en cólera y posiblemente habría una nueva guerra entre el Norte y el Trono de Hierro, como así se lo hizo saber a Meñique cuando este se presentó en Invernalia.

ROOSE: ¿Sabéis cuáles serán las consecuencias cuando los Lannister se enteren de que he casado a Sansa Stark con Ramsay?

MEÑIQUE: El apellido Lannister ya no es lo que era. Tywin ha muerto. Mantuvo su Casa en el poder gracias a su voluntad. Jaime tiene una mano y ningún aliado, Tommen es un chico débil, no un rey temible…

R: La Reina se enfurecerá.

M: La reina Margaery adora a Sansa. Cersei es la reina madre, un título cuya importancia se desvanece con cada día que pasa.

R: Sin embargo tiene amigos, hombres bien situados, a quienes puede pedir favores. Un mensaje para vos, de Cersei Lannister. Un jinete llegó del Nido de Águilas poco antes del amanecer. Al parecer ella cree que seguís en el Valle.

De estar en el lugar de Roose, yo habría roto el acuerdo en el acto porque me daría cuenta de que Baelish está intentando tomarme el pelo con una sarta de mentiras y medias verdades. Es cierto que la muerte de Tywin fue un duro golpe para su familia, pero sólo han pasado un par de meses, por lo que (a menos que Roose supiese que Cersei iba a cometer la inmensa estupidez de dar alas a los “gorriones” para neutralizar a Margaery) nada hacía presagiar que los leones no fuesen a estar en condiciones de tomar represalias contra su ingrato Guardián del Norte.

1495812696_XD (1)

Por otro lado, al margen de la debilidad personal de Tommen, el Trono de Hierro como institución sí que cuenta con aliados poderosos, como los Tyrell (poseedores del segundo ejército más grande de los Siete Reinos, sólo por detrás del de los Lannister, y de la tierra más fértil para el cultivo) y los Frey (que a pesar de ser unos inútiles pueden movilizar la nada despreciable cifra de 4.000 soldados). Y, como Roose señala acertadamente, Jaime no es el león al que hay que temer, sino Cersei. ¿Y cómo responde el bueno de Petyr? Con una mentira del tamaño del extinto septo de Baelor: según él, Margaery es la única reina a tener en cuenta y Cersei ahora no es más que una figura decorativa carente de poder.

Aunque eso fuese verdad, ella seguiría siendo la señora de Roca Casterly y tendría a más de 10.000 hombres bajo su mando directo. Podría lanzarlos contra el Norte, como hizo su padre contra las Tierras de los Ríos, y a ver quién es el guapo que condena a la madre del rey por atacar una región rebelde. Pero el caso es que no es cierto que Cersei carezca de autoridad y el hecho de que Roose haya interceptado su mensaje a Baelish, en el que le pide un favor y le convoca a una reunión en Desembarco del Rey, lo prueba. ¿Acaso una mujer que no tiene ningún poder se permitiría el lujo de apartar al señor de Harrenhal y Lord Protector del Valle de sus tareas para despachar asuntos de Estado?

Meñique debería encontrarse en serios apuros a estas alturas de la conversación, pero consigue salir del paso desviando la atención:

M: Un mensaje para mí, decís. Qué extraño que el sello esté roto.

R: Seguro que vos entendéis mi posición, Lord Baelish. Si recibís mensajes de la Reina Madre hace que dude de nuestra nueva alianza. Los Lannister os convirtieron en uno de los grandes lores de Poniente. Y aquí estáis, en el Norte, socavándolos. ¿Por qué os jugáis vuestra posición?

M: Cada jugada ambiciosa es un riesgo. Vos lo corristeis cuando clavasteis una daga en el corazón de Robb Stark. Y parece que ganasteis la partida. Sois el Guardián del Norte.

R: Tywin Lannister me respaldaba. ¿Quién me apoya ahora? ¿Vos?

M: El Nido de Águilas es mío. La última vez que los señores del Nido de Águilas se aliaron con los Norte, acabaron con la mayor dinastía que el mundo haya visto.

A pesar de lo motivadora que resulta la frase final, Meñique olvida mencionar el hecho de que en aquella guerra contra el Trono de Hierro los Stark y los Arryn no estaban solos sino que contaban con el apoyo de los Baratheon y los Tully. Es decir, cuatro contra tres, un panorama bastante más favorable que el dos contra cuatro que se daría ahora. Pero vayamos a lo importante, a la pregunta en negrita.

Aquí Roose Bolton da en el clavo. Él conspiró contra El Joven Lobo para arrebatarle su patrimonio y ahora está tentado de hacerles lo mismo a los Lannister para reunir a los norteños en torno suyo, fortalecer a su Casa y a lo mejor hasta piensa proclamarse Rey en el Norte tras consumarse la independencia. Esta última jugada es arriesgada en exceso, muy en exceso, pero tiene razones para hacerla. Sin embargo, ¿Meñique qué razones tiene? ¿Qué gana arriesgando su posición? Aparentemente, nada.

littlefinger3

En ese punto de la historia, Petyr Baelish es un arribista que tiene al tonto señor del Valle comiendo de su mano y eso le permite gobernar la región en su nombre. Si el plan tiene éxito, se convertiría… en un arribista que tiene al tonto rey del Valle comiendo de su mano y eso le permitirá gobernar la región en su nombre. Vamos, que se queda igual. O peor, ya que en caso de guerra su zona sería la primera en ser atacada. ¿Acaso es lógico que alguien elabore un complot y lo saque adelante para no ganar nada? Roose debería haber sospechado que quizás su socio pensaba traicionarlo. Hubiera acertado.

Pero la decisión de los Bolton de seguirle el juego a Petyr Baelish no fue la única elección incomprensible en esta historia: Sansa, que tenía menos razones aún para involucrarse en esta conspiración tan imprudente, también optó por hacerle caso a su “amigo” y cayó en la trampa del sinsonte.

¿Por qué Sansa debió negarse a participar?

Tras el capítulo 4×08, se suponía que ella había madurado y se había vuelto mucho más inteligente y perspicaz. La chica que decía “shift” en vez de “shit” y no era capaz de darse cuenta de que Loras tenía más pluma que un pavo real, de pronto decidía salvar la vida de Meñique porque creía que le convenía, engañaba a los grandes señores del Valle con una brillante interpretación y se mostraba bastante convencida de poder “dominar” a Baelish aprovechando el evidente deseo que sentía hacia ella. En resumen, había dejado de ser un peón para convertirse en (casi) jugadora. ¿Y qué hizo con esos nuevos talentos que había adquirido? Nada, porque pareció que nunca los tuvo.

mxqbnxuwjxgqcsbmixfxzqrruy2

En el episodio 5×01, la vemos en compañía de Meñique y de Lord Royce en Piedra de las Runas presenciando cómo Robin Arryn se entrena en el manejo de la espada (y hace un ridículo espantoso). De pronto, el maestre entrega a Baelish un mensaje. Royce no se da cuenta porque está distraído con el espectáculo, pero ella sí. Petyr le indica con la mirada que quiere privacidad y Sansa aparta la mirada. Tras leer la carta, la guarda en la manga con secretismo. En la siguiente escena, vemos que la permanencia de Lady Stark en tierras de los Royce está llegando a su fin: Meñique, dice, va a llevarla en un carruaje a Los Dedos, su insignificante tierra natal, para mantenerla oculta.

Durante el trayecto, Sansa se da cuenta de que su “protector” ha mentido. Si fuesen a Los Dedos irían en dirección norte pero la posición del Sol indica que caminan hacia el oeste. Tras ser interpelado por el asunto, Petyr la convence de que lo que está haciendo es por su seguridad. Pueden confiar en el honorable Royce pero no en sus soldados y sirvientes, con lo que decir que van a ir a un sitio y luego ir a otro es una buena estrategia en caso de que se produzca un chivatazo. Sansa encuentra lógica su explicación, pero pregunta dónde la llevan y como respuesta recibe un “a donde la reina Cersei no pueda haceros daño”, que es lo mismo que no decir nada.

En el episodio 5×02, la comitiva se detiene en una posada y entran a tomar algo antes de reanudar la marcha. Durante la comida, Sansa se acuerda del mensaje misterioso que Meñique recibió y le pregunta de qué trataba. Y él, interesado en que la verdad no salga todavía a la luz, vuelve a recurrir a una explicación que en sí misma no es mentira pero oculta la realidad: “Mi propuesta de matrimonio ha sido aceptada”. Si Sansa, que asume que él es quien va a casarse, hubiera querido más detalles, la cosa podría haberse puesto fea, pero muy oportunamente aparece una camarera y Petyr aprovecha que la chica pide una cerveza para desviar la conversación al mundo de los licores. Poco después aparece Brienne de Tarth ofreciendo sus servicios, siendo rechazada y teniendo que huir. Entre unas cosas y otras, Sansa se olvida del asunto.

160be7529a0032234c2739390119d9821d87e498

Finalmente, en el episodio 5×03 llegamos a uno de los puntos culminantes de estupidez y falta de inteligencia del personaje. El carruaje se detiene a poca distancia de Foso Cailin y es entonces y sólo entonces cuando Sansa se da cuenta de que está en el Norte y de que la propuesta de matrimonio realizada por Baelish la concernía a ella (¿en serio durante el resto del viaje no recordó la conversación que había quedado pendiente en la posada ni se interesó por saber quién iba a ser la supuesta segunda esposa de su “amigo”?). Como es natural, la pobre chica sufre un ataque de pánico al darse cuenta de lo que pasa.

SANSA: ¿Adónde me lleváis?
MEÑIQUE: A casa.
S: Los Bolton tienen Invernalia…. La propuesta de matrimonio… no era para vos.
M: No.
S: Roose Bolton mató a mi hermano. ¡Traicionó a toda mi familia!
M: Así es.
S: Sirve a los Lannister.
M: Por ahora.
S: No iré.
M: Invernalia es vuestro hogar.
S: No, ya no.
M: Siempre lo será. Sois una Stark. Teñiros el pelo no lo cambia. Sois Sansa Stark. La hija mayor superviviente de Ned y Catelyn Stark. Vuestro lugar está en el norte.
S: No puedo casarme con él. No podéis obligarme. Es un traidor. ¡Un asesino!
M: No os casáis con Roose Bolton. Os casáis con su hijo y heredero, Ramsay. Algún día será Guardián del Norte y vos…
S: ¡No!
M: Sansa…
S: No, no podéis obligarme. ¡Me mataré de hambre! ¡Moriré antes de tener que ir allí!

Semejante reacción es perfectamente comprensible. Los Bolton traicionaron a los Stark de la manera más vil que se pueda imaginar y les robaron su poder y su patrimonio, que llevaban ostentando desde hacía miles de años. No hay ninguna diferencia entre casarse con el padre o con el hijo, hacerlo supone emparentar con una Casa a la que solo debería desearle todos los males posibles del mundo. Sin embargo, Meñique decide echar el resto y pronuncia un discurso que, sorprendentemente, consigue que Sansa cambie de opinión y acepte volver a Invernalia como prometida de Ramsay Bolton.

No os obligaré a hacer lo que no queráis. ¿Aún no sabéis lo mucho que os aprecio? Dad la orden y daremos la vuelta, pero escuchadme. Escuchad. Lleváis huyendo toda vuestra vida. Le pasan cosas terribles a vuestra familia y lloráis. Os sentáis sola en una habitación oscura, lamentando su destino. Sois espectadora de la tragedia desde el día que ejecutaron a vuestro padre. Debéis dejar de observar, ¿me escucháis? No huir más. No hay justicia en el mundo a menos que la hagamos. Amabais a vuestra familia. Pues vengadla.

sansa

Este momento me agrada y me desagrada a la vez. Me gusta porque me parece coherente que un manipulador despiadado como Baelish empuje a una muchacha traumatizada a tomar una mala decisión aprovechando la Culpa del Superviviente que sufre por haber sido la única Stark en sobrevivir a la guerra. No obstante, si los creadores de la serie realmente hablan por boca de Meñique y ven a Sansa de esa manera, no puedo sino estar en desacuerdo. Decir que este personaje se ha limitado a observar las tragedias de los demás, como si su vida hubiese sido un camino de rosas, es de tener la sensibilidad de un ladrillo.

Volviendo al discurso, puede colar que Meñique le venda la moto de que casarse con Ramsay la ayudará vengar a su clan. Pero, en ese caso, Sansa debería de responderle lo siguiente: “Muy bien, iré. Pero antes contadme cuál es el plan que me habéis estado ocultando hasta hoy. Quiero todos los detalles“. Al fin y al cabo, nadie con dos dedos de frente se expondría a una situación tan peligrosa a ciegas. Y se supone que Sansa no es idiota, al menos hasta que la vemos charlando con Meñique en las criptas de Invernalia (después de que él le cuente que se marcha a Desembarco del Rey porque Cersei le ha convocado a una reunión y no puede negarse):

S: No podéis dejarme aquí.
M: Sé lo que cuesta vivir con gente a la que se desprecia, creedme, pero será por poco tiempo.
S: ¿Cómo lo sabéis?
M: Stannis Baratheon está destacado en el Castillo Negro. Marchará hacia el sur, a Desembarco del Rey, antes de que las nieves bloqueen el camino. Pero antes debe tomar Invernalia. (…) Cuando libere estas tierras de los Bolton, los vasallos de vuestro padre se unirán a su causa. Con el Norte de su parte, Stannis se hará con el Trono de Hierro.
S: ¿Creéis que derrotará a los Bolton?
M: Tiene un ejército mayor y es el mejor comandante militar de Poniente. Un jugador apostaría fuerte por Stannis y resulta que yo soy jugador.
S: ¿Y si acertáis?
M: Stannis toma Invernalia y os rescata de la familia más despreciada del Norte. Y agradecido por el apoyo de vuestro difunto padre a su causa, os nombra Guardiana del Norte.
S: Pero yo, yo no… ¿Guardiana del Norte?
M: Sois la última Stark viva. Os necesita.
S: ¿Y si os equivocáis? ¿Y si Stannis no llega a atacar Invernalia o lo hace y los Bolton le derrotan?
M: Entonces tomaréis al joven Bolton, Ramsay, y lo haréis vuestro.
S: No sé cómo hacer eso.
M: Claro que sí. Ya está prendado de vos.

Increíble pero cierto: Sansa se ha dejado conducir desde Foso Cailin hasta Invernalia sin preguntar en ningún momento en qué consistía exactamente el plan para vengar a su querida familia. Tampoco parece ser consciente, a pesar de tener ya una edad, de que como última Stark viva es la legítima heredera de su hermano. Y en lugar de partirle la crisma a Meñique al escuchar sus respuestas, permite que le de un beso y se despide de él con una frase picantona (“Cuando volvamos a vernos ya seré una mujer casada“). En serio, ¿se suponía que esta chica había madurado? ¿Acaso no se da cuenta de que lo que le dice Petyr no tiene ningún sentido?

d9e19c70-e63e-0132-c017-0a13eebe068d

Esperar sin hacer nada a que otro venga y liquide a quienes te perjudicaron es una venganza de mierda. Para eso no hacía falta salir del Valle. Bastaba con aguardar a que Stannis tomase el castillo y luego ir a verle para ofrecerle apoyo. El matrimonio con Ramsay, pues, no juega ningún papel en el Plan A y de hecho pone a Sansa en peligro de muerte. Primero porque Invernalia muy pronto será una zona de guerra y segundo porque, si de verdad los Bolton se ven perdidos, ¿no harían como Cersei y tratarían de asegurarse de que su “invitada” no cayese en manos del enemigo?

Y el Plan B, básicamente, consiste en darle al asesino de su hermano justo lo que él quiere. Aunque lograse convertir a Ramsay en su títere (cosa que es mucho suponer porque solo le conoce desde hace 2 días), Sansa sería una simple consorte cuando le correspondería gobernar por derecho propio. Además, los hijos y nietos que tuviera serían Boltons y con el tiempo el apellido Stark se convertiría en una reliquia del pasado y el futuro del Norte enarbolaría el estandarte con el hombre desollado. La dinastía del hombre que mató a su hermano, encumbrada gracias a ella. ¿Qué clase de venganza es esa?

Por si fuera poco, no vimos en ningún momento que Sansa intentase seducir a Ramsay y no se esforzó mucho en disimular delante de su futura familia política que le apetecía estar en cualquier otro lugar antes que en su compañía. La supuesta jugadora en ciernes se dejó conducir al matadero como un manso corderito, sin hacer preguntas ni mover ni un dedo, y como era esperable acabó sufriendo un nuevo cautiverio idéntico al que había tenido antes, pero con violaciones de propina.

thrones_ramsaysansakiss-680x400

Visto lo visto, no digo que se mereciera lo que le pasó (nadie lo merece) pero una buena bofetada sí que se la ganó por tonta. Y mientras ella sufría, Meñique seguía acompañado de la buena suerte y teniendo éxito en evadir a la muerte.

¿Por qué Petyr no debió salir vivo de la corte?

Una vez dispuestas las piezas en el tablero, Meñique emprendió la segunda fase del plan y viajó miles de kilómetros hasta Desembarco del Rey, a donde llegó durante el episodio 5×06. Tras descubrir que ahora la capital era convertido en un nido de puritanismo fanático y de tener un muy tenso encuentro con el Hermano Lancel, que casi acaba en una pelea, acudió a su cita con la Reina Madre. Así transcurrió la primera parte de la conversación.

MEÑIQUE: ¿Creéis prudente, Alteza, prender al heredero de Altojardín?
CERSEI: La Fe prendió al heredero de Altojardín.
M: Pues claro. Y la Fe iba armada por orden vuestra.
C: Por orden del rey. ¿El rey es culpable de la perversión de Ser Loras?
M: La Casa Tyrell no tolerará este insulto.
C: ¿Que no tolerará…? Yo soy la insultada, Lord Baelish. Ser Loras era mi prometido, pero prefería la compañía de efebos.
M: La elección de la compañía es algo curioso.
C: Muy curioso. Lysa Arryn, por ejemplo. Una mujer repelente… Perdonad, sé que aún guardáis el luto.
M: Lysa era una buena mujer y muy amable.
C: No era nada de eso, ambos lo sabemos. Aún así me apena su hijo. Por fortuna, el nuevo señor del Valle tiene un nuevo “padre” para asesorarlo.
M: Sé lo duro que puede ser quedar huérfano a tan tierna edad.
C: ¿Si la guerra llega a Poniente los caballeros del Valle lucharán por su rey?
M: El joven Lord Robin escucha mis consejos y siempre le aconsejo ser leal al trono.
C: Bien. Si no hay nada más…

Seguramente, la reina regente requirió la presencia de Meñique para conseguir que éste convenciera definitivamente a Olyvar de que testificase contra Loras en la vista preliminar (cosa que hará poco después). De lo contrario, obligar a un subordinado a emprender un viaje de 1000 kilómetros en carro para charlar de actualidad y luego hacerle una pregunta de las que se puede responder con un “sí” o un “no” (aunque nadie en su sano juicio diría esto último) es una gran putada.

Cersei_Season_5

Antes de que Cersei haya podido terminar de servirse el vino, Lord Baelish deja caer una bomba informativa que en teoría ya no debería serlo. ¿Acaso toda la gente que estaba en la posada cuando Brienne llamó a Sansa Stark a voz en grito no pensó en dar el chivatazo a la Reina a cambio de una generosísima recompensa? Toda una suerte para Meñique que fuesen sordos o tontos, de lo contrario nada más llegar a la capital habría terminado con la cabeza separada del cuerpo (o algo peor) por ayudar a una presunta regicida.

M: He encontrado a Sansa Stark. Sana, salva y de vuelta en casa, en Invernalia.
C: No es posible.
M: Mis fuentes son de fiar, Alteza. Al parecer Roose Bolton piensa casarla con su hijo Ramsay, un bastardo que ha sido legitimado por el rey Tommen.
(…)
C: ¡Lo desollaré vivo y a su bastardo, como al miserable de su maldito emblema!
M: Os aconsejaría paciencia, Alteza. (…) Que Stannis y Roose luchen , que los enemigos del trono se masacren entre sí y cuando acaben arrebatadle Invernalia al ladrón que sobreviva. (…) Sin duda vuestro tío Kevan podrá reunir fuerzas.
C: Mi querido tío Kevan tiene el valor de un ratón de cocina.
M: Ser Jaime, entonces.
C: Jaime está en una delicada misión diplomática, no sé cuándo volverá.
M: Quizá os pueda ayudar. Los caballeros del Valle están entre los mejores guerreros de Poniente, adiestrados para pelear en el hielo y la nieve. (…)
C: ¿Y si tenéis éxito?
M: Me nombráis Guardián del Norte.
C: Hablaré con el rey esta tarde para que promulgue un decreto. (…) Y sabré que sois un hombre de palabra cuando vea la cabeza de Sansa Stark en una pica.

Otra vez, la suerte permite que Meñique reciba lo que desea. Si la relación de Cersei con su tío no estuviese rota o Jaime no hubiese decidido cometer la estupidez de irse a Dorne con Bronn en plan comando para secuestrar rescatar a Myrcella, la Reina Madre hubiera reunido un ejército propio, lo habría enviado al Norte y Sansa hubiese sido asesinada. Lo curioso es que la dimisión hostil de Kevan y la marcha de Jaime tuvieron lugar mientras Petyr iba hacia Invernalia, con lo que a priori no debería haber sabido que ninguno de los dos estaría disponible y su propuesta sería casi la única opción (dando por bueno que no hay más militares capaces en Roca Casterly). ¿Usó una bola de cristal para adivinar el futuro?

bdcfc491b5e22f7e2432229893f34e73

Lo triste del asunto es que Cersei dio credibilidad a su información sin necesidad de que le trajese pruebas y sin esperar a recibir confirmación, con lo que en última instancia el que Sansa estuviese realmente en Invernalia no era necesario. Pero, en fin, Meñique ya había conseguido lo que quería. Con el decreto real bajo el brazo, tenía carta blanca para movilizar al ejército del Valle. Eso sí, antes de marcharse tenía que hablar con su “amiga” Olenna Tyrell, a la que citó en su antiguo burdel en el 5×07. Con Loras y Margaery en las mazmorras por culpa del testimonio de Olyvar, era necesario apaciguar a la Reina de Espinas, que no estaba muy contenta y podía suponer una seria amenaza a sus planes:

OLENNA: Os prometo, Lord Baelish, que nuestros destinos están unidos. Juntos matamos a un rey. Si mi Casa cayera, yo no tendría nada que ocultar. Y si por casualidad me ocurriera algún accidente aquí, en vuestro ruinoso mercado de carne, jamás encontrarían lo que quedara de vos. Así que… ¿negáis haber participado en esto?

MEÑIQUE: Cersei me convocó a Desembarco del Rey. No osé rechazarla.

O: ¿Y qué es lo que quería?

M: Cierta información que sabía que yo tenía. Ni el silencio ni la mentira eran posibles. Pero tengo más información que ella ignora. Como decís, nuestros intereses están unidos. Tengo un regalo para vos.

O: ¿Qué clase de regalo?

M: El mismo que le hice a Cersei. Un joven apuesto.

Esta frase parece indicar que fue Meñique quien provocó que los gorriones se volvieran contra Cersei (a quien arrestan varias escenas más tarde). Del mismo modo que “regaló” a Olyvar para que testificase contra los hermanos Tyrell, logró que Lancel confesase ante el Alto Septón que había sido amante de su prima y también que ella había jugado un papel en la muerte del rey Robert. Esto me extraña un poco, puesto que no acierto a imaginar cómo se las arregló para convencer a un fanático religioso que le odia, le desprecia y a punto estuvo de matarlo de que hiciese público un secreto que ni siquiera había compartido con su líder espiritual. Otro golpe de suerte, supongo.

¿Por qué el Valle no debió seguirle?

Después de la caída en desgracia de Cersei, Petyr Baelish desaparece de escena y ya no le volvemos a ver hasta el episodio 4 de la siguiente temporada, cuando regresa a Piedra de las Runas. Lo primero que hace al salir del carruaje es saludar a Lord Robin (quien sigue  igual de memo que la última vez y además parece haberle echado mucho de menos) y regalarle un bonito jerifalte, al que el muchacho se queda mirando embobado como si no hubiese otra cosa en el prado. El que no está tan contento de verle es Yhon Royce.

maxresdefault

YHON: La última vez que os vi, Baelish, me dijísteis que os llevábais a Sansa Stark a casa con vos, a Los Dedos.

MEÑIQUE: Efectivamente.

Y: Aún así, no hace mucho recibimos informes de que se había casado con Ramsay Bolton, en Invernalia.

M: De camino a Los Dedos nos asaltó un gran contingente de hombres de los Bolton. Parecían saber perfectamente cuándo viajábamos y a quién transportábamos.

Y: ¿Me tomáis por necio?

Royce tiene toda la razón en sentirse ofendido, no sólo porque le están mintiendo en toda la cara sino también porque Meñique ni siquiera se ha tomado la molestia de inventarse una excusa mínimamente convincente. Si lo que dice es cierto, ¿por qué esos hombres de los Bolton le dejaron salir con vida y también a todos sus escoltas? ¿No hubiera sido más lógico que los matasen a todos para así no dejar testigos? Y hablando de testigos… ¿cómo es que nadie advirtió la presencia de un gran contingente norteño en el Valle?

Solo hay que ver un mapa de la zona para darse cuenta de que para interceptar a Sansa entre Piedra de las Runas (A) y Los Dedos (B), esos invasores habrían tenido que pasar por las Tierras de los Ríos y penetrar casi hasta el corazón de la región. Que nadie, ni una sola persona, se cruzara con ellos o los viera de lejos es difícil de creer? Tal vez alguien sí los vio pero fue asesinado, en cuyo caso lo sospechoso de la supervivencia de Meñique y su grupo aumenta.

Regions_of_Westeross

Por otro lado, si de verdad le arrebataron a su protegida, ¿cómo es que no acudió a pedir ayuda inmediatamente a Lord Corbray y Lady Waynwood, cuyos castillos se encuentran cerca de la ruta que debería haber seguido para llegar a su supuesto destino? ¿Por qué, en vez de hacer eso, estuvo varias semanas ilocalizable y luego acudió a Desembarco del Rey, de donde regresa con un obsequio caro para su hijastro y sin ninguna muestra de preocupación en el rostro? Cualquiera con un mínimo de cerebro se daría cuenta de que si la chica Stark está en el Norte es porque Meñique la llevó allí o por lo menos colaboró con quienes lo hicieron. Desde luego, parece claro que Royce ha llegado a esa conclusión. Pero Petyr no está nada preocupado, ya que guarda un as bajo la manga.

M: Decidme, Lord Royce, ¿cuántas personas sabían de mis planes de viaje con Sansa Stark? Os conté mis intenciones a vos y a nadie más.

Y: Difamar a un hombre en su propia casa podría llevaros a cruzar con él vuestra espada.

M: Vuestra casa es el Valle. El señor del Valle está ante nosotros y sólo su juicio me concierne.

ROBIN: ¿Lo arrojamos por la Puerta de la Luna?

Efectivamente. No se ha molestado en currarse la excusa porque, como tiene al memo de Lord Arryn dominado, eso le da carta blanca para hacer lo que quiera. Incluso acusar a un gran señor en su propia casa. En los libros eso provocaría una lucha entre los escoltas de Robin y Meñique y los vasallos de Lord Royce (en caso de conflicto entre autoridades, la gente suele respaldar a la más cercana, como hizo el pueblo de Castamere cuando los Reyne se enfrentaron a los Lannister, el de Valle Oscuro cuando Lord Darklyn apresó a Aerys II o el de Picaestrella cuando Lord Peake se alzó contra Maekar, por citar solo tres casos).

giphy

Sin embargo, el pobre Yhon Royce se queda aquí perplejo y observa cómo sus propios hombres se acercan a él amagando con arrestarlo y ejecutar la sentencia de muerte, si la hubiera. Muy mal ojo tiene el señor de Piedra de las Runas a la hora de contratar a sus soldados cuando estos prefieren obedecer a un niñato sin seso y a un forastero de turbia reputación antes que al hombre al cual prometieron fidelidad y contra el que no hay más pruebas que la palabra del tipo turbio.

Y: Mi señor… Mi señor. Siempre he sido fiel a la Casa Arryn, a vuestro padre, a vuestra madre y ahora a vos.

R: ¿Lo crees, tío Petyr?

M: Lord Royce sirvió bien al Valle. Gozó de una distinguida trayectoria militar. Si pudiésemos contar con su absoluta lealtad sería un comandante capaz en las guerra venidas.

Y (mirando a Lord Arryn): Podéis confiar en mi absoluta lealtad, mi señor.

M: Creo que merece otra oportunidad, ¿qué me decís?

R: Bien.

Meñique farolea y gana otra vez. De no haber logrado acobardar a Royce y forzarle a que se sometiera a sus designios, aunque fuese indirectamente, habría tenido que apresarle y llevarle hasta el Nido de Águilas para ser juzgado y ejecutado. Y la detención de un gran señor sin pruebas provocaría un escándalo sin precedentes en el Valle, justo lo contrario de lo que se necesita para preparar una expedición de conquista. Las cosas podrían irle peor si Royce exigiera un juicio por combate y lo ganara, en cuyo caso si los dioses dicen que él no vendió a Sansa… eso significa que el único que pudo hacerlo fue Baelish.

Siempre podemos pensar que Meñique conocía lo bastante a su víctima como para saber que se acobardaría, pero así y todo fue un error. Yhon Royce había mejorado un poco la horrible impresión que tenía de él (justificada aunque salpicada de clasismo y racismo) gracias a la mentira de Sansa y engañarlo hubiera sido más conveniente que decirle “Sí, tenías razón sobre mí, pero te jodes porque no puedes hacer nada“. Después de esto, el señor de Piedra de las Runas debería haberse convertido en un enemigo interno a tener en cuenta y Meñique podría haberse desecho de él tras usarlo para conquistar Invernalia enviándolo con algunos cientos de hombres a Foso Cailin (alejándolo así de Sansa y del resto de la nobleza del Valle). En lugar de ello, Petyr lo mantuvo a su lado y Royce no hizo nada en su contra directamente.

moat-cailin-5

¿Por qué su invasión debió fracasar?

Un episodio más tarde (6×05), resulta que Meñique ya no está en el Valle sino en la aldea de Villa Topo, a escasos kilómetros del Muro. Su rapidez es enorme, pero no más enorme que la inquietud que le entra en el cuerpo cuando ve que Sansa (a la que ha citado allí en secreto por mensajería) no sólo viene en compañía de Brienne de Tarth, la mujer a la que él mandó asesinar tras encontrársela en la posada, sino que ninguna de las dos le mira precisamente con cariño.

Pero antes de seguir con el tema, veamos el plan de batalla de Baelish. Mientras se iba al Muro, dio instrucciones a Royce y sus hombres para que se instalaran en Foso Cailin y se quedaran allí esperando hasta su regreso, momento en el cual atacarían. Esto me plantea varias incógnitas. ¿Cómo es posible que nadie en el Norte se haya dado cuenta de que hay un ejército extranjero acampado en sus tierras? ¿Y por qué la expedición solo la forman 2.000 caballeros, cuando los Bolton por sí solos tienen 5.000 y se acaban de aliar con los Karstark y los Umber? No obstante, la fortuna favorece a Petyr y su invasión no sólo no es frustrada antes de empezar sino que Jon y el propio Ramsay acaban haciendo todo el trabajo por él.

Donde ya no tiene tanta fortuna es con Sansa. La muchacha que se dejó besar por él la última vez que se vieron ahora está extremadamente cabreada y resentida, cosa normal teniendo en cuenta que el “plan de venganza” que Baelish le vendió como 100% infalible no le traído a la pobre más que disgustos y mucho, mucho dolor. Tras recriminarle todo lo que ha sufrido, incluso habla en voz alta sobre la posibilidad de ordenar a Brienne que lo liquide allí mismo. Ante tan endiablada situación, Meñique juega la baza emocional y se muestra apenado por su error y deseoso de compensar el daño causado protegiéndola tal y como prometió. Pero Sansa está harta de sus mierdas:

sansa-1024x576

“¿Sabíais lo de Ramsay? Si no lo sabíais, sois idiota. Y si lo sabíais, sois mi enemigo. (…) Me liberasteis de los monstruos que mataron a mi familia y me entregasteis a otros monstruos que mataron a mi familia. (…) Mi hermano y yo recuperaremos el Norte. No quiero volver a veros”.

A pesar de que el tema parece zanjado y su causa perdida, Meñique se saca de la manga una nueva estrategia con la que espera volver a ganarse el favor de su dama como haría cualquier pareja posesiva: aislándola de su entorno para que dependa exclusivamente de él y no pueda encontrar su camino libremente. Se disculpa con ella por última vez y se ofrece a darle un último consejo antes de marcharse para siempre.

M: Vuestro tío abuelo Brynden, el Pez Negro, ha reunido a las fuerzas de los Tully y ha reconquistado Aguasdulces. Deberíais considerar iros con él. Quizá llegue la hora en que necesitéis un ejército leal.

S: Tengo un ejército.

M: El de vuestro hermano… Medio hermano.

Como treta para sembrar la división es un poco bastante obvia y no debería de haber funcionado. Pero, inexplicablemente, lo hizo. Desde ese momento Sansa empezó a dar señales de que ahora no confiaba en Jon, como retenerle información o enfadarse porque nadie le preguntaba su opinión (aunque podía expresarla abiertamente). ¿Por qué esta actitud, si se reencontró con él hace tan sólo un episodio y tuvo que ser ella quien le convenciera de que debía implicarse en la reconquista de Invernalia en lugar de huir a una isla tropical?

got_s6_e4_sansa-jon-reunite

En el fondo, sigue siendo la misma crédula que se dejó convencer de que emparentar con los Bolton era una estupenda idea. Pero al menos había roto su relación con Meñique… hasta que los norteños, de cuya feroz lealtad a los Stark tanto se había hablado, se descubren como una pandilla de cobardes que no piensan mover un dedo por ella, lo que la obliga a tragarse el orgullo y escribir a Baelish pidiéndole ayuda. Gracias a este repentino cambio de mentalidad en el Norte, nuestro conspirador logró evitar tener que regresar al Valle con el rabo entre las piernas (y no le hubiera sido nada fácil explicar a Royce y compañía por qué su “protegida” no quería saber nada de él).

Lo único que faltaba era terminar con Ramsay y, como de costumbre, los planetas volvieron a alinearse para las cosas salieran al gusto de Petyr. ¿Que necesita que nadie se de cuenta de que su ejército lleva semanas en el Norte y ahora se dirige a Invernalia? Pues nada, no se entera nadie. Se ve que los exploradores fueron todos despedidos por la crisis. ¿Que le hace falta que Jon debilite a los Bolton, pero el muy memo se lanza en un ataque suicida porque le han provocado? Ningún problema: el propio Ramsay sacrifica a la mitad de sus tropas para hacer el truco de la “montaña humana”. ¿Que hay que conquistar Invernalia? Fácil, el gigante tira la puerta abajo y arreglado, no hace falta montar un asedio.

game-of-thrones-battle-of-the-bastards-sansa-littlefinger

Incluso se puede decir que la chocante decisión de los norteños de coronar a Jon en lugar de a Sansa le beneficiaba. Ella acababa de rechazarle como colaborador y como marido en el Bosque de Dioses y ahora él podía mirarla socarronamente y decir sin necesidad de palabras: “¿Te lo advertí o no te lo advertí? Tu medio hermano acaba de adelantarte por la derecha. ¿Ves como, a pesar de mi error, me preocupo por ti y te doy buenos consejos?“.

Conclusión

Como hemos visto, desde que se agotó el argumento de los libros, el Meñique de la serie perdió la magia y acabó transformado en una caricatura. Sus planes, antes medidos al milímetro y realizados sabiendo que tenía las espaldas bien cubiertas, se convierten en acciones extremadamente arriesgadas llenas de errores, necesitadas de continuos golpes de (mucha) suerte para poder seguir adelante y que de no ser porque el guión lo mandaba deberían haber fracasado más de una vez.

Aún le quedaría una última temporada de decadencia, en la que desempeñaría el papel de moscón, revoloteando en torno a una Sansa todavía resentida que a duras penas le soporta pero que no se deshace de él porque “necesita a los caballeros del Valle” (se le olvida que fue ella quien los puso de su lado y no Meñique, a quien Royce y compañía habrían ejecutado de no ser por su mentira). También le vimos intentar hacerle la pelota a Jon, Bran y Arya, para acabar recibiendo desprecios e incluso una agresión física. Pero lo cierto es que, pese a todo, estuvo a punto de lograr ganarse de nuevo la confianza de la chica con otro plan totalmente absurdo y de no ser porque había un vidente capaz de desenmascararlo, quizá hasta hubiera llegado vivo a la última temporada.

460017-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx
“Creo que debí marcharme cuando ese tullido siniestro me dijo lo del caos y la escalera.”
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s