Crítica de “El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos” y cía (Parte I)

Con las entradas de cine tan caras, hay que pensárselo a la hora de elegir qué película vas a ver. Por eso, cuando se anunció la nueva trilogía de “El Hobbit”, me planteé no ir a verla. Me escamaba eso de que pretendieran sacar tres películas a partir de un único libro de 272 páginas (menos de las que tenía cualquiera de los volúmenes de “El Señor de los Anillos” por separado). Por más que lo justificaran, se veía a la legua que todo era una estratagema de la productora para duplicar sus beneficios y, por ello, existía el riesgo de que la calidad de la historia de Tolkien se viese afectada.

hobbiton_bilbosplace
“En un agujero en el suelo, vivía un hobbit…”

Sin embargo, pese al riesgo, me pudieron las ganas de volver a la fascinante Tierra Media y al cine que fui. Después de todo, me dije, muy mal lo tendrían que hacer para que no les saliese una saga más o menos aceptable, aunque no superase ni tan siquiera igualase a la protagonizada por Frodo. Y no me equivoqué: la trilogía de Bilbo Bolsón no es un horror pero baja mucho el nivel de su predecesora por diversos motivos. En mi opinión el gran problema fue la última película, “La batalla de los cinco ejércitos“.

Ya se sabe lo que ocurre con los finales. Si están bien hechos, pueden hacer que lo que has visto antes se vea incluso mejor de lo que es, pero si no lo están puede suceder lo contrario. Y el final de las aventuras de Bilbo (Martin Freeman) no ha estado precisamente inspirado. Pero no se puede comprender qué salió mal en la tercera película sin hablar antes de las dos anteriores, “Un Viaje Inesperado” y “La Desolación de Smaug”. Por eso, he decidido dividir mi crítica en dos partes.

giphy
“¡Vale, a lo mejor hago tres!”

Unos antecedentes esperados

Como dije antes, las dos primeras películas no estuvieron mal. En ambos casos salí del cine bastante satisfecho con lo que acababa de ver y sin que a mi bolsillo le dolieran demasiado los 6 euros de la entrada. No era “El Señor de los Anillos” ni por asomo, pero se le parecía lo suficiente. El principal defecto que les encontré era uno con el que ya contaba desde el momento en que supe que iban a hacer tres filmes en vez de dos: mucho, mucho relleno.

Mientras las veía, no podía evitar pensar que tal o cual escena sobraba o en que podrían haberlas hecho más breves y cosas por el estilo. Entre una y otra película suman más de cinco horas de metraje, de las que en mi opinión sobran un par. No quiero ni pensar en cómo serán las versiones extendidas. Al final acabé haciendo mi fan-edit personal en casa y, cuando se lo muestro a amigos y parientes que no han visto la cinta, nadie se da cuenta de que faltan un montón de minutos.

Con hacer dos películas hubiera sido más que suficiente y probablemente mucho mejor que lo que hicieron finalmente, pero ya se sabe: cuando se trata de llenar las arcas del estudio a toda costa, nada más importa.

gifs-animados-the-hobbit-an-unexpected-journey-560105
“¡Que pasen los que luego protagonizarán un spin-off!”

“Un Viaje Inesperado” adapta las 111 primeras páginas del libro de Tolkien. Bilbo recibe una visita imprevista que trastoca su plácida rutina y es forzado a unirse a los enanos en su viaje a la Montaña (aunque aquí matizan un poco y permiten que Bilbo pueda elegir, cosa que en el libro no pasa porque Gandalf está decidido a llevarlo con ellos y nunca le da la opción de rechazar la invitación). Por el camino, los expedicionarios casi mueren a manos de tres trolls antropófagos, se detienen en casa de Elrond para pedirle consejo y luego son capturados por los trasgos en las montañas, donde Bilbo encontrará a Gollum y el famoso Anillo que cambiará su vida. Tras escapar de sus captores y estar a punto de ser asesinados en el bosque, las águilas aparecen y los sacan del atolladero, llevándolos a un lugar seguro.

A la película le sobra bastante metraje, pero funciona. Tarda en arrancar, pero una vez lo hace mantiene bien y el ritmo y consigue dejar el listón en un nivel más que aceptable. El flashback con el que empieza la película me pareció bien hecho, pero dado que luego tardan en empezar el viaje más de 40 minutos, casi que hubiera sido mejor introducirlo durante la escena de la cena en el hogar de Bilbo, porque es un comienzo muy fuerte y la espera me pareció algo excesiva. Con respecto a los personajes, el joven Bilbo Bolsón me cayó bien, Gandalf sigue en forma y los enanos, bueno, los únicos que destacan aquí son Thorin (por ser el jefe) y Balin (por ser el más anciano, aunque irónicamente en el libro es más joven).

Los orcos del perverso Azog el Profanador son eficaces en su papel de perseguidores (ha sido un acierto resucitar a un personaje que en los libros está muerto desde hace tiempo y darle una razón plausible para perseguir a Thorin y compañía, pues de lo contrario el trayecto hubiera sido menos emocionante), aunque me choca que estén tan digitalizados y que se expresen en otro idioma, cuando en ESDLA no lo hacían. Y Radagast el Pardo… en fin, mejor no hablo de él. Me cae fatal.

giphy1

También hay varios cameos de la anterior trilogía, como Elrond, Saruman o Galadriel, pero el que se lleva el gato al agua es Gollum. El corrompido y desquiciado ex-portador del anillo protagoniza, junto con Bilbo, una de las mejores escenas de la película en el reino de los trasgos, que combina efectivamente el humor con la tensión (a destacar la voz algo más grave y amenazante que le da Eduard Farelo al personaje, a tono con la situación y que no desentona porque se supone que el personaje es más joven y está menos desgastado, al no haber perdido su tesoro ni haber sido torturado por Sauron).

“La Desolación de Smaug” es claramente el desarrollo. Tiene más acción y ésta es más continuada y entran a escena prácticamente todos los personajes importantes que quedaban por salir, de los cuales he de decir que casi ninguno me convence demasiado: el rey Thranduil me irrita por afectado y altivo (curiosamente, en el libro era alguien digno de admiración), el retorno de Legolas convertido en un elfo malhumorado con cara de póker y todavía más “sobrado” que en ESDLA pues como que también (hubiera sido mejor que Orlando Bloom hiciera de rey), el gobernador de Lago es la versión humana del caricaturesco y desagradable Gran Trasgo de la primera película y su consejero lameculos Alfrid es un Grima Lengua de Serpiente de baratillo… y Tauriel, pues bueno, ella y su romance inventado con Kili no me disgustan en exceso (por lo menos sirve a la hora de visibilizar a este enano y de rebote a su hermano Fili), aunque le quitaría muchos minutos.

the-hobbit-tdos-017-bilbo-and-treasure

A decir verdad, los únicos personajes que me convencen son Bardo, el único tipo sensato del pueblo y un arquero hábil al que nadie avasalla, y definitivamente Smaug, un dragón imponente tanto en aspecto como en voz (gran Iván Muelas) cuya charla con Bilbo es, a pesar de las interrupciones, la mejor parte del film. Curioso que la mejor parte de las dos películas sean los diálogos que mantiene el aventurero hobbit con criaturas siniestras que pretenden asesinarle en el momento menos pensado y a las que acaba robando su tesoro más preciado. Es una pena que no hubiese otra charla así en la tercera entrega.

Se sigue notando que hay relleno a mansalva, alguno que no viene a cuento y otro que está bien introducido (como la incursión de Gandalf en el refugio de Sauron, que en el libro ocurre fuera de cámara), pero como pasan constantemente cosas se nota algo menos que antes. Eso sí, me pareció una tomadura de pelo que Peter Jackson decidiera finalizar el espectáculo con el cabreado Smaug volando hacia Lago con destructoras intenciones.

Algunos lo llamarán cliffhanger, yo lo llamo dejar la cinta inacabada. Habían logrado que la primera película no acusara el “corte” al terminarla después del violento reencuentro de Thorin y Azog, un momento culminante eficaz que daba la sensación de cierre provisional. Aquí ese momento culminante que se demandaba era la muerte del gran dragón a manos de Bardo, pero no lo quisieron dar, borrando así cualquier atisbo de sensación de que esto no es más que un “nudo” artificialmente alargado.

iccsde
“YO SOY FUEGO… YO SOY MUERTE.”
Anuncios

One response to “Crítica de “El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos” y cía (Parte I)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s