Guerra y paz. Un análisis político de Daeron, Baelor y Viserys II (t)

Este ensayo fue escrito por Somethinglikealawyer y publicado en Wars and Politics of Ice and Fire el 26 de agosto de 2015.

Sin título

Tras la muerte de Aegon II, subió al trono su sobrino y tocayo Aegon III, cuarto hijo de Rhaenyra. Como gobernante hizo un buen trabajo, teniendo en cuenta que la guerra civil había dejado los Siete Reinos en una situación caótica, pero fue bajo su mandato cuando la Casa Targaryen perdió su mayor fuerza. La Danza se había cobrado las vidas de la mayor parte de los dragones de la familia y los últimos supervivientes murieron en los años venideros. Se especula con que su desaparición pudo no deberse a la naturaleza sino a conspiraciones externas, quizás incluso con la complicidad del propio soberano, que sentía un odio y un miedo inmenso por aquellas bestias, producto del trauma de ser testigo de cómo su madre era devorada viva por el dragón de su tío.

“El melancólico monarca no es recordado con cariño y su legado palidecería ante el de sus dos hijos”.

El Rey Roto, como era conocido, estuvo al frente de un reino roto durante 21 años desde su mayoría de edad. A pesar de la complicada situación con que había tenido que tratar, Aegon III hizo un buen trabajo durante su gestión manteniendo el reino libre de grandes conflictos, sacando la tesorería real a flote y uniendo de nuevo a los Siete Reinos (un logro importante, dado el elevado número de vasallos trepas e instrusos ricos peleándose por el poder y la extinción de los dragones). Sin embargo, el rey Aegon nunca fue amado por sus súbditos por su naturaleza distante y depresiva. Fue una persona competente en su oficio, pero no era capaz de inspirar a la gente de la misma forma que su célebre tocayo El Conquistador. Este carisma que le faltó a él pareció recaer por completo en sus hijos, dos de los individuos más vistosos que se sentaron en el Trono de Hierro.

Sigue leyendo

Juego de Tronos 4×07. Cuando Meñique dejó de ser Meñique

El caos no es un foso. Es una escalera. Muchos intentan subirla y fracasan… Nunca podrán hacerlo de nuevo. La caída los destroza. A algunos se les da la oportunidad de subir, pero la rechazan. Se aferran al reino, o a los dioses, o al amor… espejismos. Solo la escalera es real… el ascenso es todo lo que hay.

Petyr Baelish, señor de Los Dedos, pronunció esta frase en el episodio 6 de la tercera temporada de Game of Thrones. Aunque no fue escrita por George R. R. Martin sino por los showrunners Bernioff y Weiss, lo bien cierto es que capturó perfectamente la psicología del personaje. Lord Baelish, más conocido como Meñique, es un individuo manipulador, amoral, traicionero, ambicioso y por encima de todo inteligente. En palabras de Varys, el segundo hombre más astuto (y por ende el más peligroso) de los Siete Reinos.

maxresdefault

Desde que Brandon Stark le propinase una paliza, Meñique no ha hecho otra cosa que vivir para ascender, utilizando todas las estrategias, trampas y traiciones posibles, sin importarle desencadenar atroces conflictos para sacar beneficio de ellos. Y así, gracias a sus manejos, este pequeño señor de escasísima alcurnia llegó a convertirse en miembro del gobierno, señor de Harrenhal y regente del Valle de Arryn. Sin embargo, cuando el material de Martin se terminó y la serie se vio obligada a adelantar a las novelas, la famosa astucia de Lord Baelish pareció esfumarse de repente.

Sigue leyendo

Reyes, pretendientes y damas de fuego: Viserys I (t)

Este ensayo fue publicado originalmente por Bryndenbfish el 25/06/15.

Después del largo y considerablemente próspero reinado de Jaehaerys el Conciliador, su nieto se sentó en el Trono de Hierro. Validado por el Gran Consejo del 101 DA, Viserys continuaría con el pacífico gobierno de su abuelo: no habrían conflictos con Dorne o la Fe y, dejando de lado una guerra lejana y olvidable entre su hermano y el Reino de las Tres Hermanas, hubo paz y abundancia para todo el mundo. Muchos dan a Viserys buena parte del crédito y comparan su reinado con el de su abuelo El Rey Sabio… ¿pero fue realmente el caso? ¿Era tan buen rey como su predecesor y por ello continuó con su legado como pastor de una edad de oro? ¿O no había sustancia bajo tantos ornamentos? ¿Estaba hecho este monarca de auténtico acero?

tumblr_ne610miudh1u2n5cyo1_1280

Sigue leyendo

Desmontando a Lord Voldemort

Según parece, Alfred Hitchcock afirmó en una ocasión que una película valía lo que valía su villano. Y en parte tenía razón. No son pocas las historias en las que el malo llega a ser más importante y más memorable que el héroe con el que se enfrenta (ahí tenemos el ejemplo de Darth Vader para demostrarlo). Sin embargo, la saga de películas basadas en los libros de Harry Potter no ha sabido, en mi opinión, crear un antagonista que estuviera a la altura.

voldemort-snake-harry-potter-and-the-deathly-hallows-wallpaper
“Explica eso que acabas de decir.”

Sigue leyendo

“Muerte en el paraíso” (2014) La peor conspiración de la historia

En 2014, Antena 3 llevaba más de dos años sin estrenar nada nuevo los fines de semana por la tarde y siempre que me quedaba en casa y encendía la tele para encontrar algo con lo que pasar el rato, me encontraba con películas que ya había visto o que en su momento no me habían interesado. Sin embargo, allá por el mes de julio, por fin empezaron a llegar nuevos telefilmes, que no es que fueran mejores que los anteriores pero por lo menos eran novedosos. Uno de ellos fue Muerte en el paraíso, una producción de Lifetime protagonizada por Malese Jow y Olivia d’Abo.

e0vskyaohrq-market_maxres
EL PARAÍSO ESCONDÍA UN INFIERNO

Sigue leyendo