¿Por qué “El Despertar de la Fuerza” me decepcionó un poco?

Dentro de poco se estrenará en cines Los Últimos Jedi, la segunda entrega de la trilogía de secuelas de Star Wars. Para muchos, será esta película la que encumbre o entierre a la nueva saga galáctica (no en términos de éxito económico, pues pase lo que pase arrasará en taquilla, sino de calidad artística). Y esto es así porque El Despertar de la Fuerza dejó a bastantes espectadores, entre ellos yo mismo, decepcionados. No fue una gran decepción, porque tenía bastantes cosas buenas, pero no acabó de gustarme tanto como esperaba.

star_wars_episode_vii_the_force_awakens-625343391-large

La cinta se enfrentaba a muchos desafíos: retomar una famosísima historia 30 años después, competir contra un extenso Universo Expandido (ahora borrado del canon pero no de la mente de aquellos que lo siguieron), hacer olvidar las menospreciadas precuelas, atraer a una nueva audiencia sin alienarse a la antigua, no sólo ser un taquillazo descomunal por sí sola sino servir de base para un universo rentable que justificara la gran inversión de Disney, etc.

Teniendo que abarcar tanto, es normal que optasen por ir a lo seguro y eso ha hecho que haya varias cosas que no me convencieron de esta nueva aventura ocurrida hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana.

Sigue leyendo

Anuncios

“La vida futura” (W. C. Menzies, 1936) ¡Alas sobre el mundo!

La de cosas que uno encuentra en Youtube. Estaba viendo tranquilamente el último vídeo viral del mes cuando me llamó la atención La vida futura, una película de 1936 basada en un libro de H. G. Wells (La Guerra de los Mundos, La Máquina del Tiempo, La isla del Dr. Moreau, El Hombre Invisible…) y con un guión escrito por él mismo. Solamente por eso, ya merecía la pena echarle un vistazo. Nunca había oído hablar de ella, ni mencionarla en ningún sitio, y tenía curiosidad.

h-g-wells-things-to-come-poster-1936

Después de verla, he de decir que no me extraña demasiado esta falta de renombre. Aunque no es un mal film, tiene bastantes problemas, aunque el primero y principal es que no se trata de una película con mensaje sino de un mensaje con película. La vida futura es ante todo un alegato en contra de las guerras, los belicistas, el fanatismo y los demagogos y a favor del progreso científico bien entendido (por y para el bien de la humanidad, aunque sin deshumanizarse en el camino). Todo lo demás queda en un segundo plano.

Sigue leyendo

“Rogue One” (2016). Una historia de Star Wars que pudo ser otra

Nadie duda de que “Star Wars” es un universo de ficción con infinitas posibilidades, como demuestra la enorme cantidad de novelas, videojuegos, cómics y series animadas que ha generado en las últimas décadas. Sin embargo, con actores de carne y hueso no había dado mucho de sí, aparte de las tres películas originales y las tres precuelas. Un horrible especial de Navidad que el propio George Lucas trató de borrar del mapa y, si no recuerdo mal, dos películas para televisión protagonizadas por los Ewoks. No había más. Pero cuando en 2012 Disney compró la franquicia por más de 4000 millones de dólares, quedó claro que la hora de los spin off había llegado a la galaxia.

oejdpgh

Esta entrada contiene spoilers del argumento de “Rogue One” y teoriza sobre cuál pudo ser el final alternativo.

Sigue leyendo

En los mundos de Jory: teorías sobre el final de “UBIK”

La primera vez que leí Ubik tenía 15 o 16 años. Un compañero del instituto me lo había recomendado y, aprovechando una oferta 3×2, lo compré para leerlo durante las vacaciones de verano (que son, sin la menor duda, la mejor época del año para la lectura y para todo en general). Leer esta novela es toda una experiencia y, de no ser porque iba avisado, me hubieran explotado muchas más neuronas de las que fallecieron intentando encontrarle la lógica a tamaño laberinto argumental.

ubik

Ubik es un canto a la confusión existencial, al no saber si estás viviendo una realidad, una fantasía o ambas cosas al mismo tiempo. Está bien escrito, es ameno (salvo cuando hay sobredosis de palabros científicos) y tiene un planteamiento sugerente e interesante, pero es difícil de entender y, cuando te crees que ya lo has medio-entendido, el desenlace lo tira todo al suelo en menos de dos páginas. He de reconocer que a veces envidio a mi madre, que después de terminarlo lo dejó a un lado con gesto de decepción y acabó dictaminando que todo era obra de un “neurótico” y no merecía más atención. Yo, por el contrario, tiendo siempre a querer encontrarle a las cosas una explicación racional aunque cueste mucho. Y vive Dios que aquí cuesta un montón. Sigue leyendo