No, los Caminantes Blancos no son buena gente (t)

Este ensayo fue publicado por Steveattewell en Race for the Iron Throne el 16/10/2015.

Baby

La idea de que los Caminantes Blancos son realmente los buenos, que no son el enemigo final, que construyeron el Muro y/o que firmaron algún tipo de tratado de paz secreto es una teoría que se ha vuelto extrañamente prominente entre los fans de Canción de Hielo y Fuego. Y digo que extrañamente porque no sólo no existan evidencias que respalden esta teoría sino que su existencia misma requiere que el lector se sumerja primero en la hermenéutica de la sospecha y afirme que muchas de las pruebas textuales en su contra o son falsas o demuestran una conspiración.

Así que vamos a intentar aclarar este asunto.

Sigue leyendo

Anuncios

“La vida futura” (W. C. Menzies, 1936) ¡Alas sobre el mundo!

La de cosas que uno encuentra en Youtube. Estaba viendo tranquilamente el último vídeo viral del mes cuando me llamó la atención La vida futura, una película de 1936 basada en un libro de H. G. Wells (La Guerra de los Mundos, La Máquina del Tiempo, La isla del Dr. Moreau, El Hombre Invisible…) y con un guión escrito por él mismo. Solamente por eso, ya merecía la pena echarle un vistazo. Nunca había oído hablar de ella, ni mencionarla en ningún sitio, y tenía curiosidad.

h-g-wells-things-to-come-poster-1936

Después de verla, he de decir que no me extraña demasiado esta falta de renombre. Aunque no es un mal film, tiene bastantes problemas, aunque el primero y principal es que no se trata de una película con mensaje sino de un mensaje con película. La vida futura es ante todo un alegato en contra de las guerras, los belicistas, el fanatismo y los demagogos y a favor del progreso científico bien entendido (por y para el bien de la humanidad, aunque sin deshumanizarse en el camino). Todo lo demás queda en un segundo plano.

Sigue leyendo

Juego de Tronos. Crítica del episodio 7×07

Juego de Tronos despide su séptima temporada dejando todas las piezas preparadas para el inicio de la Guerra por el Amanecer y la segunda Larga Noche, aunque más larga será la espera para quienes la seguimos, pues parece que la emisión no se reanudará hasta el año 2019 (crucemos los dedos para que ese año en blanco sea para que George RR Martin termine y publique Vientos de Invierno).

got_throne

El Lobo y el Dragón

Sigue leyendo

Crítica literaria: La calavera bajo la piel (P. D. James, 1982)

8a86c0df801b6b7aad45da7af26e55d

ARGUMENTO

Cordelia Gray, dueña de una agencia de investigación de poca monta, es contratada por un militar retirado para que proteja a su esposa, la conocida actriz Clarissa Lisle, quien por culpa de una serie de anónimos amenazadores lleva un año alejada del teatro y está convencida de que alguien quiere matarla. El trabajo parece sencillo: deberá acompañar a su clienta de incógnito a la isla de Courcy (cuyo excéntrico propietario ha preparado una función teatral amateur en la que Clarissa hará el papel principal) y encargarse de que no le llegue ni un anónimo más,  buscando entre el reducido grupo de personas presentes en la isla, todos ellos del círculo cercano de la actriz, al posible responsable del siniestro acoso.

Sin embargo, los peores pronósticos se cumplen la noche antes del estreno y Cordelia, sintiéndose culpable por lo sucedido, decidirá poner toda su inteligencia y buen hacer al servicio de una noble causa: la búsqueda de la verdad a cualquier precio.

Sigue leyendo

Guerra y paz. Un análisis político de Daeron, Baelor y Viserys II (t)

Este ensayo fue escrito por Somethinglikealawyer y publicado en Wars and Politics of Ice and Fire el 26 de agosto de 2015.

Sin título

Tras la muerte de Aegon II, subió al trono su sobrino y tocayo Aegon III, cuarto hijo de Rhaenyra. Como gobernante hizo un buen trabajo, teniendo en cuenta que la guerra civil había dejado los Siete Reinos en una situación caótica, pero fue bajo su mandato cuando la Casa Targaryen perdió su mayor fuerza. La Danza se había cobrado las vidas de la mayor parte de los dragones de la familia y los últimos supervivientes murieron en los años venideros. Se especula con que su desaparición pudo no deberse a la naturaleza sino a conspiraciones externas, quizás incluso con la complicidad del propio soberano, que sentía un odio y un miedo inmenso por aquellas bestias, producto del trauma de ser testigo de cómo su madre era devorada viva por el dragón de su tío.

“El melancólico monarca no es recordado con cariño y su legado palidecería ante el de sus dos hijos”.

El Rey Roto, como era conocido, estuvo al frente de un reino roto durante 21 años desde su mayoría de edad. A pesar de la complicada situación con que había tenido que tratar, Aegon III hizo un buen trabajo durante su gestión manteniendo el reino libre de grandes conflictos, sacando la tesorería real a flote y uniendo de nuevo a los Siete Reinos (un logro importante, dado el elevado número de vasallos trepas e instrusos ricos peleándose por el poder y la extinción de los dragones). Sin embargo, el rey Aegon nunca fue amado por sus súbditos por su naturaleza distante y depresiva. Fue una persona competente en su oficio, pero no era capaz de inspirar a la gente de la misma forma que su célebre tocayo El Conquistador. Este carisma que le faltó a él pareció recaer por completo en sus hijos, dos de los individuos más vistosos que se sentaron en el Trono de Hierro.

Sigue leyendo